Muestra presencia de NL como escenario de creación

El escritor incluyó en su publicación más reciente a autores regiomontanos o que han hecho su carrera en el norte del país.
En su obra se pueden encontrar tonos, voces y matices de los artistas.
En su obra se pueden encontrar tonos, voces y matices de los artistas. (Especial)

Monterrey

En la Antología general de la poesía mexicana. Poesía del México actual. De la segunda mitad del siglo XX a nuestros días, en su tomo B (Océano, 2014), Juan Domingo Argüelles incluye a autores nacidos entre 1951 y 1987, y en la que destaca, entre otras, una veta que él ha llamado la poesía del norte, con autores nacidos o que radican en esta zona de la República.

Destaca de este volumen el que se incluyera, quizá como en pocas antologías que se han hecho, a los autores locales Margarito Cuéllar, Jose Javier Villarreal, Minerva Margarita Villarreal, Sergio Cordero, Armando Alanís Pulido, José Eugenio Sánchez e Iván Trejo.

En una charla con MILENIO Monterrey, el crítico literario, ensayista y compilador detalló el por qué se incluyó a estos poetas en la obra.

¿Por qué se incluyó a estos autores de Nuevo León en específico?

En el caso de los poetas que viven en Monterrey o que son de Nuevo León, o que han hecho de este estado su lugar de vida, su patria pequeña, son ellos, digamos, los poetas que constituyen la poesía que se hace en NL.

Me interesaba que esta muestra fuera representativa de aquellos autores que han entregado su trabajo que se ha reflejado en premios, libros; ejercicio que los ha llevado a una bibliografía amplia y continua.

¿Se puede hablar de identidad en la poesía de Nuevo León?

El hecho mismo de pertenecer a ese norte poético, les da esas características de identidad. Algunos pueden venir de San Luis, como Margarito Cuéllar, o Baja California, como José Javier Villarreal, o de Jalisco como José Eugenio Sánchez, o ser de Monterrey, como Alanís, que nos revelan que la poesía mexicana es uno de los géneros más ricos, no sólo en términos del lenguaje o experiencia, sino también rico en connotaciones geográficas, culturales.

Esto hace que cuando uno lee la poesía de la antología, puede darse cuenta de la gran cantidad de registros, de tonos, de voces, de matices, que encontramos en estos autores.

Podría definir a los autores de NL que incluye en la antología, empezando con Armando Alanís.

Me parece muy bien. Armando Alanís es el poeta coloquial por excelencia, que comunica y que hace que la poesía sea comprendida por un público que quizá no imaginaba que podía comprender la poesía y ser él parte de la lectura de poesía lo hace un autor más conversacional.

José Eugenio Sánchez.

Un poeta en gran medida experimental, pero también que apela a la conversación, que además registra la historia; es extraordinaria la forma en la que él va recuperando con un sentido crítico e irónico la distintas etapas generacionales que ha compartido.

Margarito Cuéllar.

Un poeta que por supuesto además de la experiencia personal revela que tiene un interés por mostrar el mundo de una forma muy concentrada en la experiencia de la infancia, a veces desde lo cotidiano, con una sensibilidad muy significativa.

Sergio Cordero.

Es uno de los poetas más notables e interesantes del panorama nacional, el poeta por excelencia crítico, que lo asume desde una perspectiva lírica y esto demuestra que el canto en muchos momentos tiene el propósito de desmontar las desdichas y las formas que pueden satirizarse, de un modo que no son elogios; un poeta irónico excelente.

José Javier Villarreal.

Poeta culto; el conocimiento de la tradición poética está presente en su poesía. Riguroso en la expresión verbal y las formas que maneja, un poeta notable.

Minerva Margarita Villarreal.

Es de las poetas muy significativas en el ámbito nacional, que además de la poesía amorosa que sabe escribir tiene una virtud que no muchos autores tienen que es el humor y las sátira, esta veta epigramística que es notable.

Y por último Iván Trejo.

Es el más joven, nació en el 78, pero ya revela un sentido de la poesía bastante sembrado; es uno de los poetas que está jugando con la prosa y el verso, esto revelado desde una nueva búsqueda de la expresión. Juega al versículo, los corta de repente, muchos de ellos acaban por ser prosa casi versificada. Es revelador ver las nuevas formas poéticas que también vienen con mucho empuje.