Morrison, la 'conciencia de EU', llega a 85 años

La premio Nobel de Literatura 1993 ya trabaja en su siguiente novela, pese a los problemas de salud que la mantienen en silla de ruedas.
Su obra 'Beloved' fue llevada al cine.
Su obra 'Beloved' fue llevada al cine. (Ian Langsdon/EFE)

Nueva York

Toni Morrison se convirtió, en 1993, en la primera mujer negra en ganar el Premio Nobel de Literatura, aunque desde hace mucho era una de las escritoras más importantes de Estados Unidos. A sus 85 años, que cumple el mañana, sigue escribiendo con la misma carga política de siempre.

Morrison no cree que su misión esté acabada: "La gente dice todo el rato: 'Hay que introducir un debate sobre el racismo'. Pero si ya lo hacemos", aseguró la autora hace poco al diario británico Telegraph.

"Quiero ver a un policía negro dispararle por la espalda a un adolescente blanco desarmado. Y quiero ver a un hombre blanco condenado por violar a una mujer negra. Y entonces, cuando me pregunten: '¿Ya lo hemos dejado atrás?', yo diré: 'Sí'", señaló.

Después de los casos de terrible brutalidad policial contra personas negras, como Freddie Gray en Baltimore o Eric Garner en Nueva York, los reclamos de Morrison parecen más urgentes que nunca, pero esta autora de poderosas palabras lleva décadas denunciando el racismo en su país.

En 1993 eso contribuyó a que la eligieran para el Nobel, y fue la
primera mujer negra que lo obtuvo; desde entonces no ha habido otro ganador estadunidense. Morrison es considerada como una de las escritoras más importantes del mundo y como "la conciencia de Estados Unidos". Sus obras han vendido millones de ejemplares en todo el planeta.

El año pasado su más reciente novela, God Help the Child, fue muy celebrada en Estados Unidos, y ya está trabajando en la siguiente, pese a los problemas de salud que la mantienen en una silla de ruedas. "Cuando escribo se me van los dolores", declaró a la radio NPR esta mujer grande de espeso pelo blanco. "Este es el lugar en el que vivo, en el que tengo el control, en el que nadie me dice lo que debo hacer, donde mi creatividad es fecunda y sale lo mejor de mí".

A Toni Morrison le gusta comparar su escritura con el trabajo de un chef gourmet: "Escribo para que mi lector pueda disfrutar de las palabras con ganas, las saboree, haga una pausa y al final siga gozando".

Todo empezó en 1970 con Ojos azules, el libro que ella siempre había querido leer, pero que no existía, según explica Morrison. Así que siendo madre separada y con dos niños pequeños, se levantaba a las cuatro de la mañana para escribirlo. Después se iba a su trabajo en una gran editorial.

Ojos azules fue un éxito de crítica, a la que siguieron novelas como Sula, La canción de Salomón y La isla de los caballeros; Beloved, Jazz y Paraíso, de 500 páginas y que muchos críticos consideran la mejor obra de Morrison.

Nacida en 1931 en la pequeña ciudad de Lorain, en el estado de Ohio, la autora, que se llama en realidad Chloe Wofford, enseñó durante años escritura creativa en la Universidad de Princeton. En los últimos años se ha retirado bastante, sobre todo por sus problemas de salud.

En 2010 uno de sus hijos murió de cáncer, lo que fue un golpe del destino que aún le afecta. "Uno no puede superar algo así. No con un hijo. Un hijo tiene que enterrarlo a uno. Siempre estoy pensando en él".

En realidad le había prometido a su editorial una autobiografía, pero al final Morrison, que es muy amiga del presidente Barack Obama, decidió que no valía la pena. Muy aburrido, muy poco desafiante y, como dijo en otra entrevista hace poco, a sus más de 80 años hay tres cosas que por fin debe poder decir: "No", "cállate" y "lárgate".