Monterrey, la ciudad que vive entre editoriales

Negocios pequeños, independientes y artesanales dedicados a la edición de publicaciones van ganando un espacio, pues desde hace cinco años dan más alternativas para  encontrar obras de autores ...
O De forma conjunta han colocado un stand en la Feria Internacional del Libro.
De forma conjunta han colocado un stand en la Feria Internacional del Libro. (Leonel Rocha/Archivo)

Monterrey

Editoriales pequeñas, independientes o artesanales. Las hay quienes van solas por el mundo de la publicación o quienes se alían a otros sellos más grandes.

De unos cinco años a la fecha en la ciudad es posible encontrar diversas alternativas editoriales, ya sea con autores contemporáneos, consolidados o de novela gráfica.

En mayo, durante la más reciente reunión de casas independientes se congregaron 40 proyectos de este carácter, desde Vaso Roto, Posdata o Acero hasta nóveles como An.Alfa.Beta o Regia Cartonera, por citar algunas.

El Día de las Editoriales Independientes se conmemora en septiembre, fecha en la que se reunirán de nueva cuenta. 

Podría decirse que el camino lo empezó Editorial Castillo hace más de 20 años, y con un poco menor tiempo está Oficio Editores. Hoy en la ciudad hay más de 30 independientes que buscan fomentar la literatura a través de la edición de libros.

“Es algo que vemos muy positivo, muy estimulante porque en la entidad por muchos años en Nuevo León sólo el estado, ya fuera en Conarte, el Fondo Editorial o la universidad, se venía desarrollando un proyecto editorial”, expresa José Garza Acuña, director de Publicaciones de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Hace dos años el hecho empezó a tomar cierta relevancia cuando se conformó el grupo de Escritores Independientes Capítulo Monterrey (EICM) y junto a él las editoriales particulares se instalaron en la Feria Internacional del Libro (FIL) de Monterrey.

Felipe Cavazos, director de Asuntos Culturales de la FIL, refiere que este tipo de sellos siempre han estado presentes en la feria, ya sea de manera individual o aliados a otros grupos. Sin embargo, fue en el 2012 cuando se agruparon en un solo stand.

“El año pasado, por ejemplo, cerca de un 15 por ciento de nuestra oferta de eventos culturales estuvo relacionada con proyectos independientes”, expuso.

PROYECTOS

Además de los proyectos de edición particulares también sobresalen los escritores que se lanzan a la aventura de hacer su propio libro.

Andrea Saga se ha propuesto la empresa de crear una novela de ficción dividida en cinco entregas. Por sus propios medios ha editado Potenkiah. La piedra de la muerte y actualmente está a punto de lanzar la segunda entrega de la historia.

“Entrar a una editorial ‘establecida’ por así decirlo es complicado para un autor y en mi caso una editorial pequeña no permitía un proyecto como el mío. Entonces decidí encargarme sola”, refiere la escritora y fundadora de EICM.

Ser escritor o editor de un sello individual exige una dedicación completa al proyecto, que va desde el momento de escribir el texto y que no culmina al tener el libro.

Antonio Ramos Revillas y su pareja, Orfa Alarcón, emprendieron hace poco el sello 27 Editores. Ambos cuentan con editoriales que los respaldan pero decidieron iniciar la aventura enfocada a la promoción de la lectura.

 “Surgió no sólo como una editorial sino como un proceso dinámico de promoción de la lectura. Son dos libros los que hemos editado en conjunto con la universidad pero también fue la gaceta que pegábamos en la colonia y una revista digital”.

En ambos casos los autores han apostado por emprender toda la tallera ellos mismos: escribirlos, distribuirlos y elaborar sus agendas de prensa y presentaciones.

El futuro de las editoriales independientes, reflexiona Ramos, es que den el siguiente paso y se conviertan en proyectos culturales.

:CLAVES

EL RETO

Al menos 40 casas de publicaciones, tanto locales como nacionales, se reunirán en septiembre durante el Día de las Editoriales Independientes.

Hace dos años se conformó el grupo de Escritores Independientes Capítulo Monterrey, quienes se instalaron junto a particulares en la Feria Internacional del Libro de la ciudad.

Las más de 30 casas artesanales que hay actualmente en Monterrey deben dar el siguiente paso y convertirse en proyectos culturales, consideró Antonio Ramos Revillas.

El camino de los grupos independientes en Monterrey fue iniciado hace poco más de 20 años con Editorial Castillo y posteriormente con Oficio Editores.