Montaje de la mirada

Hoy los largometrajes nos endilgan un corte cada tres segundos. Dos veces más que en los años 60. Urgía emprender la ascesis.
"On Wheels". Emilio Casas Bohórquez. 2014.
"On Wheels". Emilio Casas Bohórquez. 2014. (Cortesía de Emilio Casas Bohórquez)

México

Si la cámara de cine se estrena registrando la salida de una fábrica, desde entonces apenas ha hecho otra cosa que indagar amoríos extralaborales. Al renunciar a entrar en las naves, delata vergüenza. Urgía rescatar la base material. La prescripción formal –una sola toma de dos minutos– se desprende del hecho de que hoy los largometrajes nos endilgan un corte cada tres segundos. Dos veces más que en los años 60. Urgía emprender la ascesis.

En la discusión suscitada tras la presentación de los videos, inquietaban el mexicanismo, el montaje interno, la relación con el subalterno, los muros levantados por los dueños de la imagen.

¿Cabe apresar la especificidad de un país sin incurrir en tópicos nacionalistas? Por acá sigue imponiéndose la tortilla como alimento y tema básico. Por tanto, si Enrique Méndez de Hoyos prodiga, entre masa y caja, los desplazamientos ópticos y físicos, será que el hecho profílmico se lo exigía. Acierto contrario lo consigue Daniel Ulacia, desterrando hasta los márgenes del encuadre la colocación de etiquetas: se enfocan el gesto reconcentrado y la sonrisa de distensión.

Mexicanísimo es nuestro precariado. La luz es de quien la trabaja, y quien la trabaja es gran maestro. Brinda el contrapicado una fiesta de fuegos malabares contra el cielo nocturno del cruce vial. A golpe de espejo-paleta, subvierte la Frida Kallejera toda construcción identitaria.

Pero la adversidad exige otras prestaciones. Ante la cámara fija ruega la rezandera por los afligidos, mientras la dómine de fantasías telefónicas imparte cátedra de chupirul.

Por la inmovilidad de la cámara emplazada en la planta automotriz intuimos la polisemia del sintagma “sobre ruedas”: avance próspero pero implacable. La cadena de producción de prestigios vincula la cámara de la industria alemana con la Volkswagen, con el Instituto Goethe y con este proyecto connacional.

Más complejo aún resulta el encadenamiento montado por Chantal Peñalosa: mirada nuestra y suya; del proyeccionista y del público; de las dos amantes en la pantalla. Veinte cortes en una sola toma.

En el taller de Buenos Aires se registró el trabajo de una custodia de museo: tensa vigilancia del vigilante en el reino de la libertad. El domingo pasado dio Ex Teresa Arte Actual otro paso adelante, dando voz a las custodias suyas. Todo arte es trabajo. Todo trabajo es arte.

 

Trabajos en una sola toma. Proyecto de Harun Farocki y Antje Ehmann. Cátedra Ingmar Bergman. MUAC. FICUNAM.