Lavín atraca su Puerto de palabras en El Farol

La memoria de la escritora recorre sus recuerdos como infante y los relatos de sus mayores, que tocan puertos como el de Santander, Marsella, Veracruz y del Pacífico mexicano
Mónica Lavín Maroto, charló con el público tampiqueño en instalaciones del Ex IRBA.
Mónica Lavín Maroto, charló con el público tampiqueño en instalaciones del Ex IRBA. (Yazmín Sánchez)

Tampico

Puerto de Palabras, la literatura en los puertos, es un pretexto para hablar de lo que le ha inquietado desde pequeña a la escritora Mónica Lavín, quien se presentó el día de ayer por la noche en el Teatro El Farol del Ex IRBA, y desde su charla, identificarse con todos aquellos que aman y siguen su trabajo escrito.

"Mi idea ha sido abordar las fronteras: lugares donde entran y salen los sueños, lugares donde siempre está pasando algo, y en ese sentido hablo de mi propia historia", comenta la ganadora del Premio Nacional de Literatura Gilberto Owen en el año 96.

Lavín Maroto, explica que precisamente su origen es el de emigrantes, pues: "yo vengo de los puertos de este país, y quiero referir incluso que mi ser lectora, tiene que ver con los libros que entraron por los puertos, porque mi madre llega tras la guerra civil española, de niña y, entonces los libros nos llegan de España; año con año nos mandaban libros para leer".

Mónica Lavín tiene alma de porteña, y habiendo nacido en el Distrito Federal, se identifica más con esas puertas por donde transitan los emigrantes que entran y salen de un punto a otro, en constante búsqueda.

Y es que existe entre ella y esos puntos de tráfico de personas y cosas, una relación muy estrecha, así como entre los libros, la lectura y la aventura, y ello le ha dado pie para relacionar esto con la obra de algunos autores.

"Algunas obras que tienen que ver con los puertos y los autores, particularmente en México, aunque también hablo de Joseph Courant, pero esencialmente de Álvaro Mutis, Juan Carlos Onetti, que han hecho territorio literarios muy particulares".

Recordó que precisamente cómo Veracruz y Tampico, han sido puerta de los grandes eventos históricos, pero también de las historias personales de muchísimos de los mexicanos, lugares, donde han entrado aventureros.

"Fueron gente que quisieron venir a probar su destino, y se quedaron aquí, normalmente venían de Europa y llegaban por Tampico o por Veracruz, y esto es hablar de B. Traven, tan relacionado con este puerto, tan misterioso, hombre de mar pero de tierra", dijo.

Recordó en contexto, que fue un escritor mexicano Luis Spota, tan olvidado como muchos otros de este país, quien rastreo la identidad de B. Traven.

También recordó a El Rayo Macoy, Rafael Ramírez Heredia, escritor tampiqueño, quien como tallerista que fue, formó a muchas generaciones de escritores y quien fue su amigo personal.

Evocó a otro escritor más joven un poco menos conocido, también de Tampico, Enrique Rentería; quien es más conocido como guionista y que precisamente hizo esta labor en Todo el poder, bajo la dirección de Fernando Sariñana. Pero donde muchas de sus novelas ocurren en este puerto de Tampico.

"Hay muchas piezas emblemáticas de nuestra literatura, por lo que podría recordar a Jack London, Borges, por citar donde se tocan los puertos y el primero describe a Tampico; no son las que prevalecen, tenemos más literatura tierra adentro, si pesamos en Rulfo o Revueltas, Arreola, nos lleva a una literatura de altiplano, valle o montaña", señala.

En medio de un público participativo y ameno, Mónica Lavín, se sintió bien acogida por público de la zona conurbada que le hizo preguntas entrañables sobre su obra, haciendo conexión con ese Puerto de palabras en el Teatro El Farol.