Momento artístico que se refleja en los interiores

El mural en el Altar Mayor de la Catedral de Monterrey, así como el vestíbulo y vitrales en la Escuela Industrial “Álvaro Obregón” son dos casos excepcionales que difícilmente encuentran ...

Monterrey

No sólo en las fachadas de monumentales inmuebles se puede destacar el estilo art déco en la ciudad, pues también se traslado éste lenguaje a diversas obras de arte.

El mural en el Altar Mayor de la Catedral de Monterrey, así como el vestíbulo y vitrales en la Escuela Industrial “Álvaro Obregón” son dos casos excepcionales que difícilmente encuentran similitud en México, propone el catedrático y especialista en arte Rodrigo Ledesma.

Estas piezas cuentan, además, con el respaldo de grandes artistas como lo fueron Roberto Montenegro, en el vitral de la “Álvaro Obregón”, y de Ángel Zárraga en el mural de la Catedral de Monterrey.

Sobre los vitrales de Montenegro en el vestíbulo de la ahora Preparatoria 3, de la Universidad Autónoma de Nuevo León, el especialista Rodrigo Ledesma refiere que por sus medidas y diseño bien pueden considerarse como “únicos” en el país.

“De Montenegro el plafón es único, me atrevería a decir que no hay otro en México. El diseño estaba muy imbuido en las vanguardias que existían en Europa y que vemos en las cenefas y en el vestuario de la mujer”, comenta el catedrático de la Universidad de Monterrey (UDEM).

Hablando de los murales en el Altar Mayor de Catedral, indica que si bien las obras fueron realizados tiempo después al auge del art déco, se realizaron entre 1942 y 1945, la obra del pintor Ángel Zárraga está muy influenciada en este estilo.

Dichos elementos son visibles en las ropas y peinados de los arcángeles, así como el detallas como los rayos de luz entre otros diseños.

“En el presbiterio donde aparece Dios padre con el Hijo y el Espíritu Santo es de una concepción déco magnífica”, apuntó.

Los paisajes norestenses no pueden faltar en el lenguaje déco de ambas obras. Las chimeneas de la Fundidora de Fierro y Acero, los obreros así como las siluetas de los cerros en la ciudad aparecen en ambos casos.

Para esta obra se han elaborado diversos artículos donde se explica la naturaleza de las obras. En los murales de Catedral se contó con el apoyo del padre Raúl Mena así como de la crítica de Arte Rocío Cárdenas.

En lo que refiere a la Escuela Industrial “Álvaro Obregón” la propia UANL también ha editado el libro Colores del alma donde explica la calidad y relevancia de sus vitrales, en esta ocasión bajo el análisis del arquitecto Miguel Román.