MoMA de NY será más grande

La expansión del Museo de Arte Moderno de Nueva York supondrá la desaparición de otro museo situado a su lado.
El MoMA ganará 3 mil 700 metros cuadrados de galerías y zonas públicas.
El MoMA ganará 3 mil 700 metros cuadrados de galerías y zonas públicas. (Diller Scofidio + Renfro /Art Daily)

Nueva York

El patronato Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA) aprobó el proyecto de expansión de su edificio del centro de la ciudad, que aumentará de forma considerable el espacio de la institución pero supondrá la desaparición de otro museo situado a su lado.

El proyecto, obra del estudio de arquitectos Diller Scofidio + Renfro, confirma el destino del antiguo Museo de Arte Popular, que será derribado para que la ampliación esté integrada de manera uniforme con el actual edificio.

El análisis durante los últimos seis meses ha sido "largo y riguroso", y la conclusión final es que sustituir a ese museo "es la única manera de lograr un campus totalmente integrado", señaló hoy el director del MoMA, Glenn Lowry, en un comunicado.

La ampliación del MoMA es necesaria porque, tras su última expansión de 2004, el número de visitantes casi se dobló hasta casi tres millones anuales, por lo que hace falta otra vez nuevo espacio para acoger al público y a la creciente colección de la institución.

La expansión del MoMA integrará al actual edificio con lo que ahora es el Museo de Arte Popular y con las tres primeras plantas de una enorme torre de 82 pisos que se construirá al otro lado, y cuyas obras está previsto que comiencen este mismo año.

El proyecto permite ganar 3 mil 700 metros cuadrados de galerías y zonas públicas.

Lowry destacó que el museo ganará un 30 % más de espacio, lo que le permitirá mostrar adquisiciones importantes que han dado "una nueva dimensión" a su colección.

Parte del solar del antiguo Museo de Arte Popular quedará vacía en forma de hueco, en el que se podrán acomodar enormes esculturas o montajes, y que estará separado de la calle por un cristal que podrá ser levantado.

El proyecto favorece el acceso del público al museo, ya que entre otros elementos habrá un acceso directo y gratuito desde la calle hasta el jardín de esculturas situado en el interior del bloque.

Fundado en 1929, el MoMA se ha consolidado como uno de los referentes del arte contemporáneo mundial y su edifico de la calle 53 de Manhattan es uno de los destinos turísticos favoritos de Nueva York, con cerca de tres millones de visitas al año.