La misa masiva del Papa será en el Edomex

El coordinador de los viajes internacionales de Francisco regresa al Vaticano con tres propuestas de locación para la ceremonia: Ecatepec, Toluca y Teotihuacán.
Francisco visitará México en febrero de 2016.
Francisco visitará México en febrero de 2016. (Alessandro Bianchi/Reuters)

México

Alberto Gasbarri, coordinador de los viajes internacionales del papa Francisco, viajó al Vaticano con tres propuestas para realizar la misa multitudinaria que le corresponde a la Arquidiócesis de México, y las opciones corresponden a municipios del Estado de México: Ecatepec, Teotihuacán y Toluca.

Adicionalmente, la Arquidiócesis de México dio a conocer ayer en su portal informativo www.siame.mx que "habría un evento multitudinario en Ecatepec", diócesis que fue la última creada en México en el siglo XX, aunque la nota informativa acota que las locaciones que visitará Francisco en Febrero de 2016 "deberán ser ratificadas o desechadas por el Vaticano cuando lo considere pertinente".

A los obispos se les expuso que se presentaron estas tres nuevas propuestas porque la inicial, en el Cerro de la Estrella, delegación Iztapalapa, es un lugar inseguro, además de que en las locaciones del Estado de México se puede duplicar el número de asistentes, que se planteaba fuera de un millón y medio en el Distrito Federal.

De hecho, Óscar Alberto Domínguez, obispo de Ecatepec y tesorero de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), se reunió la semana pasada en la nunciatura apostólica con el coordinador de los viajes del Papa con el objetivo de analizar la agenda de Francisco.

Esta es la segunda ocasión en que Ecatepec es candidateada para realizar la misa multitudinaria de un pontífice; la primera fue en 2002 con la visita de Juan Pablo II, propuesta hecha por el ahora obispo emérito Onésimo Cepeda, pero que en ese entonces fue rechazada.

En esa ocasión el obispo señaló que el predio denominado Las Américas, cercano a la empresa Sosa Texcoco, tenía capacidad para realizar un evento de 5 millones de personas; sin embargo, ante la enfermedad de Juan Pablo II, se descartó la propuesta de Onésimo Cepeda para evitar que el pontífice se movilizara fuera de la Ciudad de México.

Hoy, en el contexto de la asamblea plenaria de la CEM, los obispos se reunirán con el Eruviel Ávila, gobernador del Estado de México, con quien empezarán a afinar detalles para la organización de la misa multitudinaria del pontífice.

Además de Eruviel, otros invitados especiales a la asamblea son Rodrigo Guerra, director del Centro de Investigación Social Avanzada, y María Luisa Aspe, consejera del Instituto Mexicano de Doctrina Social Cristiana, quienes tratarán el tema del Concilio Vaticano II y los retos actuales a los que la Iglesia debe responder.

LA ASAMBLEA

El cardenal Francisco Robles, presidente de la CEM, mencionó que la asamblea plenaria del Episcopado se desarrolla "en medio de la gran alegría y esperanza de los católicos mexicanos y de buena parte de los ciudadanos de esta noble nación ante el próximo viaje apostólico del santo padre Francisco".

Robles subrayó que el Papa "sin duda vendrá a confirmarnos en la fe, alentarnos en la esperanza y fortalecernos en la caridad, y a comprometernos en la construcción de un México donde la verdad, la justicia, la equidad, la solidaridad, el perdón, la reconciliación y la misericordia hagan posible a todos un desarrollo integral y una vida próspera y en paz".

En su mensaje inaugural, el prelado llamó a los obispos a "hacer un sincero examen de conciencia; de reconocer las propias faltas y omisiones", además de ser realistas y admitir la complejidad de la situación actual y los graves problemas de México "para enfrentarlos con audacia".

Destacó que en este momento histórico, "en el que diversas concepciones erróneas acerca de la persona están produciendo decisiones que unos pocos imponen a una gran mayoría, resulta impostergable la defensa de la verdad sobre la persona, el valor de su vida, su dignidad, sus auténticos derechos y sus respectivos deberes".

En esta Asamblea queremos "ver y leer la realidad de hoy con los ojos de Dios para encender e iluminar con la llama de la fe los corazones de los hombres, en un momento histórico de desaliento y de crisis social, económica, moral y de predominio de la negatividad.

"La exaltación de un individualismo relativista, parcial y radical que ignora los diversos elementos que constituyen la totalidad del ser humano y su dimensión social constituye un grave peligro para el presente y para el futuro de México y del mundo", sentenció Robles.

Ayer se reunieron con el recién nombrado subsecretario de Migración y Asuntos Religiosos de la Secretaría de Gobernación, Humberto Roque Villanueva.