El arte es un monólogo, afirma César Rangel

El integrante del proyecto La poesía vista por el arte presenta su obra que está compuesta por imagen digital, dibujo y escultura.
César Rangel.
César Rangel. (Raúl Campos)

Ciudad de México

Durante la inauguración de su más reciente exposición, Carne de venado, el artista César Rangel (Distrito Federal, 1977) explicó a MILENIO que, más que un diálogo, el arte es un monólogo, ya que cuando alguien logra penetrar en el significado de una obra tiene una conversación consigo mismo.

"No dialoga con el autor, quien también lo hace hacia sí; en todo momento hay un juego de autismo en ambas partes, y en algún momento habrá algunas coincidencias de opinión", explica.

Rangel precisó que el arte es una interpretación personal subjetiva, y por más que a lo largo de su historia se le ha tratado de acotar a una definición concreta y teorizar sobre él, los receptores siempre sesgarán su lectura de dichas teorías pues se trata de un lenguaje en el que los recursos varían con el correr del tiempo.

"Esa lectura teórica que se le busca dar a cada obra es algo que no se cumple cabalmente porque las personas no están obligadas a conocerlas para apreciar algo. Es más, a ti puede gustarte algo que no necesariamente esté catalogado como arte y se puede generar un vínculo estético que se traduce a un diálogo personal", manifestó el también participante del proyecto La poesía vista por el arte.

La exposición, compuesta por imagen digital, dibujo y escultura, utiliza la estructura de pensamiento del mito griego de Acteón, el cazador devorado por su jauría al ser convertido en venado por la diosa Diana por verla mientras se bañaba junto con su séquito de ninfas. Ese relato es el detonante estético para la generación de imágenes a través de la genealogía.

"Lo que están haciendo las obras no es ilustrar concretamente el mito del cazador cazado sino revivirlo desde una experiencia personal cotidiana, concretamente en un ambiente acuático como lo es una alberca. La imagen no representa al mito, sino que el mito en sí es imagen, y al momento de hacer imagen a partir de imagen pues es prácticamente lo mismo".

Crear una obra a través de medios digitales, expresa, no priva a la misma del factor humano como muchos piensan, sino que simplemente se trata de un soporte distinto, y "el hacer una imagen mediante una máquina no implica la falta de existencia de un involucramiento material".

"El arte no es solo una cuestión técnica sino una manifestación lingüística. Pareciera que al trabajar una imagen digital se suprime toda materialidad quedando ésta en una aparente virtualidad, pero eso es mentira, pues sí existe materialidad: hay reflejos de luz, composición, y demás cuestiones físicas que quizás no sean trabajadas físicamente pero sí se modelan como se haría con mármol u óleo", agregó.

Asimismo, comentó que la escena artística nacional es inabarcable debido a su magnitud, por lo que espacios como Bélgica 204, una suerte de galería clandestina donde se presenta su exposición, son sumamente esenciales para la difusión de contenidos alternativos.

"Hay espacios muy claros: el museo, la galería y los alternativos. Los dos primeros poseen límites muy definidos respecto a lo que exhiben, lo que pude ser un estorbo para el arte, que siempre está en movimiento. Cuando este topa con dicho límite pues rebota a espacios diferentes, como Bélgica 204, que están fuera de los límites convencionales", concluyó.

Carne de venado podrá ser visitada hasta el 11 de mayo en Bélgica 204, Bélgica 204, interior 5, colonia Portales.