A marchas forzadas pusieron en marcha La Jabonera

Los asistentes debieron soportar un fuerte olor a thinner y otros solventes. Con los pasamanos dejando en los dedos la sensación de pintura y con una instalación al 90%.
Con salones aún oliendo a pintura se inauguró el complejo La Jabonera Cultura en Torreón.
Con salones aún oliendo a pintura se inauguró el complejo La Jabonera Cultura en Torreón. (Miguel Ángel González Jiménez)

Torreón, Coahuila

Con las ventanillas selladas, los trabajos a marchas forzadas que se realizaron un día anterior y durante la misma mañana de la inauguración de la Jabonera Cultural, los asistentes debieron soportar un fuerte olor a thinner y otros solventes.

Así se inauguró el complejo: con los pasamanos dejando en los dedos el olor a pintura y con una instalación al 90 por ciento debido a que no existe aún equipamiento o mobiliario.

Se solicitó la presencia de algunos artistas y creadores con sus equipos, instrumentos y sobre todo, con sus alumnos. Así el segundo piso, con los salones de música se vieron saturados. El primero por los integrantes de la Orquesta Sinfónica Juvenil, dirigida por Ethan Eager y el coro infantil de La Jabonera.

Al cuestionar sobre el mural que diseñó el artista oaxaqueño Demián Flores, quien ha cruzado las fronteras y ha logrado que los curadores de las galerías internacionales pongan sus ojos en México, se informó que no se logró la instalación en la entrada principal.

El segundo salón por La Rondalla Grande, a cargo del músico Raúl Jáquez, quien trabaja este proyecto en el Centro Cultural Pablo C. Moreno y el tercer salón por alumnos del Centro de Estudios Musicales de Torreón (CEMT).

En cuanto a la Rondalla Grande cabe mencionar que está conformada por personas de la tercera edad que encuentran en este grupo una vía de socialización y aprendizaje que los aleja de padecimientos mentales propios de la edad y les permite encontrar solidaridad. Cabe mencionar que Jáquez les ha enseñado a tocar, leer y escribir música.

Aunque se les observaba contentos, lo cierto es que en el salón pronto se acentuó el olor de pintura y no faltó alguien que dijo que "el pasón" estaba a todo lo que podía dar: "A ver si no salimos bien locos de aquí".

Lo mismo ocurrió en las otras piezas. Adultos mayores, estudiantes de música y niños invitados debieron esperar a que el gobernador los observara en el recorrido que duró poco más de una hora.

En cuanto el CEMT, se estableció que se solicitó su presencia pero no trabajarán en un proyecto en concreto dentro de la Jabonera Cultural.

Cabe recordar que el patronato municipalizó el proyecto pero la escuela sigue sin instalación propia, bajo el cobijo de la Universidad Autónoma de Coahuila que les presta algunos salones aledaños a la Coordinación.

En cuanto a la planta baja, el olor también se dejó sentir en los salones de pintura, escultura, grabado y orfebrería. Lo mismo en los salones de danza.

Los sanitarios pronto terminaron en una condición lamentable debido a que no había siquiera botes para el papel sanitario, los servidores de jabón se encontraban vacíos y los de papel no fueron rellenados.

Las prisas de los mexicanos, dirían algunos invitados quienes miraban que el complejo se entregó con premura. Al cuestionar sobre el mural que diseñó el artista oaxaqueño Demián Flores, quien ha cruzado las fronteras y ha logrado que los curadores de las galerías internacionales pongan sus ojos en México, se informó que no se logró la instalación en la entrada principal.

Los trabajos en cuanto al diseño de jardinería presentaron asimismo deficiencias. Y a pesar de que las autoridades municipales han recomendado a la población considerar la instalación de flora nativa, para la entrada no faltaron las clásicas palmas.


dcr