Feria del Libro sin difusión en La Laguna

Los vendedores sufren amargamente, pues lo único que ofrecen las autoridades es abrir el espacio para que se instalen, aunque luego son dejados a su suerte, sin una guía apropiada.
En Torreón, la Feria del Libro no tiene una difusión apropiada.
En Torreón, la Feria del Libro no tiene una difusión apropiada. (Lilia Angélica Ovalle Arias)

Torreón, Coahuila

La feria del libro que forma parte del Festival de la Palabra "Enriqueta Ochoa", es la actividad a la que menos atención se pone del programa.

Fue en 2013 la primera vez que se abrió en el festival y tiene el propósito de "abrir sus puertas a todas las personas interesadas en adquirir libros con características particulares, ediciones especiales, primeras ediciones, formatos diferentes y curiosidades literarias, con el fin de dar un sentido de recuperación del libro como objeto".

Néstor Emanuel, quien desde el año pasado se instala, opinó que dentro de la organización solamente se encargan de abrirles el espacio y no le dan el seguimiento que debería tener para alcanzar el éxito entre los lectores potenciales.

Bajo la carpa se juntan libros de todos los géneros, de una variada cantidad de editoriales, lo mismo que tomos viejos que han sido leídos un sinfín de veces.

Para ejemplificar su señalamiento, basta mencionar que los paseos que se organizan para estudiantes de niveles básicos de educación, son dejados a su suerte y no se les da una guía apropiada para que visiten todos los stands y los vendedores tengan la oportunidad de explicar el contenido que pueden encontrar en los libros, en todo caso que tengan un contacto más directo con los textos.

Los vendedores señalan que como ha sido desde el inicio, al mediodía en la feria predomina la parsimonia, a esa hora pocas personas acuden a buscar algún libro cuyo título ya llevan en mente, o bien que se acercan para dejarse sorprender por un texto que puede saltar de entre las pilas de letras que se aglomeran ahí, lo cual se nota principalmente los días lunes y martes.

Bajo la carpa se juntan libros de todos los géneros, de una variada cantidad de editoriales, lo mismo que tomos viejos que han sido leídos un sinfín de veces.

Se puede encontrar, por ejemplo, una edición de ocho tomos del Quijote de la Mancha, que están fechados en 1936, lo mismo que se pueden encontrar ejemplares nuevos de los clásicos que cualquier lector asiduo debe leer.

JFR