Activistas piden que la sociedad se organice

"Esto representa un faro de sanación en contra de un país roto y despedazado", dijo Javier Sicilia, quien representa el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad.
Javier Sicilia, Raúl Vera López y Alejandro Solalinde.
Javier Sicilia, Raúl Vera López y Alejandro Solalinde. (Luis Alberto López)

Guadalajara, Jalisco

Durante la presentación del libro Corazón de León, los discursos de los galardonados, tres activistas sociales, coincidieron en que es momento de unirse para evitar que el país siga hundiéndose.

"Esto representa un faro de sanación en contra de un país roto y despedazado", dijo Javier Sicilia, quien representa el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad.

Vera aprovechó para hablar acerca su experiencia en el estado de Coahuila y de cómo la voracidad de la clase política buscó incluso privatizar penales para obtener recursos.

El poeta que está incluido en el libro con un discurso, exhortó a los asistentes a organizarse y formar de manera coordinada con otros movimientos, un proyecto de nación que brinde verdadera seguridad a los jóvenes. "Necesitamos unirnos todos o nos va llevar la chingada”.

El Obispo de Saltillo Raúl Vera coincidió y habló de la labor de la Constituyente, organización que busca involucrar a la sociedad para crear una “verdadera constitución ciudadana” que se haga cumplir.

Ante la presencia de estudiantes universitarios dijo estar agradecido y feliz por el interés que ve en las nuevas generaciones, las cuales impulsaron la creación del galardón Corazón de León.

“Aunque no lo crean también fui joven y quienes desde jóvenes forjamos ideales es muy difícil que nos los quiten. Aquí con ustedes hay ideales”.

Y añadió: “¿Cómo no vamos a seguir luchando? Tenemos a todas estas personas que quieren un mundo diferente”. 

Vera aprovechó para hablar acerca su experiencia en el estado de Coahuila y de cómo la voracidad de la clase política buscó incluso privatizar penales para obtener recursos y que ahora esa misma ambición está reflejada en las reformas estructurales que pretenden entregar recursos naturales como el petróleo.

Por último, Alejandro Solalinde, sacerdote que ha impulsado un activismo importante en favor de los migrantes, puntualizó que aunque la entrega del estímulo Corazón de León es una manera de reconocer a quienes luchan en favor de los derechos humanos, no hay cuota de género, es decir, pocas mujeres han obtenido ese mérito.

Exhortó a la Federación de Estudiantes Universitarios a considerar eso en las próximas ediciones del reconocimiento.


dcr