ENTREVISTA | POR LUIS ALBERTO LÓPEZ

Jaime Muños Vargas Escritor, académico y columnista cultural

Jaime Muñoz Vargas, escritor, académico y columnista cultural, aseguró que no todo está perdido y que hay muchos jóvenes que quieren escuchar sobre el quehacer literario.

La lectura, una esperanza para la juventud

Jaime Muñoz Vargas, escritor, académico y columnista cultural.
Jaime Muñoz Vargas, escritor, académico y columnista cultural. (Luis Alberto López)

Guadalajara, Jalisco

El escritor lagunero, Jaime Muñoz Vargas, considera que encuentros como la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, han servido en parte como un referente para que en otras partes del país existan actividades de fomento a la escritura, aunque todavía faltan por perfeccionarse.

"Creo que es un mito de que exista nada más una idea de nosotros, aunque los escritores más sonados en los últimos años han tratado el tema de la violencia".

En ese sentido, destacó la creación de ferias similares en la capital del país y una más en Arteaga, Coahuila.

El autor gomezpalatino estuvo presente en la FIL para participar en una actividad de fomento a la lectura en escuelas y preparatorias, donde afirma recibió una grata sorpresa de parte de los estudiantes.

"Es una experiencia muy grata y de la hora programada tuve la suerte de que soportan 2 horas".

"Eso es muy motivante porque te das cuenta que no todo está perdido y hay muchos jóvenes que quieren escuchar sobre literatura".

"Ya es la quinta ocasión en que participo en este programa que busca descentralizar de alguna forma el trabajo de difusión y la lectura del libro del entorno propiamente dicho de la FIL".

El también catedrático de la Universidad Iberoamericana de Torreón, aprovechó para difundir los últimos números de la revista literaria Acequias, editada por ese centro universitario y que en este otoño llegó a sus primeras 70 ediciones.

La publicación fue distribuida en el stand del Sistema Universitario Jesuita (al que pertenece la universidad) y en el espacio de la Universidad Veracruzana (UV).

¿Crees que la FIL ha logrado trascender más allá de un Estado o región del país?

He venido a la FIL desde hace casi 20 años y en ese lapso quizá haya faltado a dos ediciones, pero veo que cada vez está más nutrida de asistencia.

Hay días en que prácticamente es intransitable por la concurrencia de jóvenes estudiantes y me parece que ha trascendido como ejemplo de feria, donde incluso otros Estados y la capital del país ven la necesidad de organizar encuentros similares.

¿Eso incluye el norte?

En el caso concreto de Coahuila sirve de referente y está la Feria del Libro de Arteaga, que busca ceñirse al modelo de este encuentro, pues convoca a varias editoriales y demás instituciones.

¿Cómo se ha visto en todos estos años la presencia de la literatura del norte?

Creo que se les percibe no como laguneros, sino escritores norteños. Existe una presencia muy marcada y me he encontrado a varios autores como Julián Herbert, Luis Jorge Boone y seguramente por ahí está Carlos Velázquez.

Creo que es un mito de que exista nada más una idea de nosotros, aunque los escritores más sonados en los últimos años han tratado el tema de la violencia.

"Eso es muy motivante porque te das cuenta que no todo está perdido y hay muchos jóvenes que quieren escuchar sobre literatura".

No es un tema único y obsesivo, pues cada quien va eligiendo su camino. Ese propósito lo han tenido más bien los editores.

¿Crees que las instituciones de Durango y Coahuila han logrado proyectar a sus escritores en este tipo de actividades?

Las instituciones tienen el compromiso de difundir lo que los grupos privados no y creo que si bien hay rezagos, no es de menor valor lo que están haciendo para publicar poetas, narradores y ensayistas.

Quizá lo que hace falta son alianzas con los ayuntamientos y siempre va haber rezagos porque tenemos muchos escritores.

JFR