Arte para romper con mitos y prejuicios

La artista Sabrina Coco, indicó que no se debe considerar roto el tejido social, sino que se debe pensar y actuar en colectivo para que exista un interés genuino en cuanto a la preservación cultural.
Sabrina Coco, artista plástica integrante del colectivo Enamuro.
Sabrina Coco, artista plástica integrante del colectivo Enamuro. (Lilia Ovalle)

Torreón, Coahuila

La educación artística es fundamental para crear una mejor sociedad, porque rompe mitos y prejuicios sobre el entorno social inmediato. Así lo considera Sabrina Coco, artista plástica integrante del colectivo Enamuro.

"La ignorancia, la apatía, la falta de necesidad de seguir creciendo hace que cada vez la sociedad se frene pero cualquier vínculo con la educación permite el crecimiento".

Estableció que no se debe considerar que está roto el tejido social sino que se debe educar a la sociedad a pensar y actuar en colectivo para que exista un interés genuino en cuanto a la preservación cultural.

Esta artista, quien se desempeña como maestra en la Escuela de Artes Visuales de la Universidad Autónoma de Coahuila, explicó que en la institución se mantienen cien personas cursando estudios. Con ocho maestros en dos años se han capacitado al menos 250 personas que ahora mantienen una visión ampliada sobre el quehacer del artista.

"En la universidad nos dicen que debemos continuar porque estamos marcando el inicio de lo que es la profesionalización de las artes visuales, todavía no hemos tenido el primer grupo de egresados en la formación profesional en Artes Plásticas, que es la más larga y que tiene tres años de duración. Será hasta diciembre que salga el primer grupo, son unas 20 personas y la idea es seguir".

El objetivo es tomar el arte contemporáneo como un proceso importante, el arte nacional y latinoamericano como eje fundamental y el poder fomentar la idea de que el artista debe estudiar y puede trabajar en su oficio.

Los diplomados que manejan son de animación, fotografía, muralismo, arteterapia, la formación profesional en artes plásticas, especializado en cada área.

"Yo no he trabajado en otra cosa que no sea artista plástica, entonces para mí no es una cosa compleja y nunca me pasó de no tener trabajo o morirme de hambre. Sí me parece que se trata de conocer el campo laboral, de conocer el enfoque que puede tener, hacia dónde se quiere orientar y trabajar en ese objetivo".

En cuanto al vínculo que se realiza entre el arte y una supuesta reconstrucción social, la maestra dijo que el problema es creer que el tejido social se puede reparar.

"Primero hay que considerar que el tejido social está completamente destruido, cosa que yo no lo considero así a nivel personal".

"Cualquier espacio donde la educación esté por delante apoya a que la sociedad siga creciendo", refirió Sabrina Coco.

"El tejido social, existe y uno debe encontrar el rol social que va a cumplir y de qué manera va a beneficiar a su comunidad". 

En el caso del colectivo Enamuro, este va dejando huellas que permiten que el niño de la calle, el empleado del mercado, se acerque a la obra y vea la posibilidad de tener un ejercicio parecido.

Dijo que el grupo busca la cercanía con la población y más aún su participación. Con ello se garantiza, al colocar el arte en la calle, que las obras se preserven puesto que a los ciudadanos y los habitantes se les invita a participar, siendo parte de las manos que confeccionan la obra.

TE RECOMENDAMOS: Exponen sus obras en la calle


LMG