Emotivo concierto de Camerata en Ciudad de los Niños

No sólo fascinó a los menores por la selección de sinfonías y canciones infantiles, sino por la interacción de los músicos.
Concierto didáctico para celebrar 33 años de la Ciudad de los Niños.
Concierto didáctico para celebrar 33 años de la Ciudad de los Niños. (Miguel Ángel González Jiménez )

Torreón, Coahuila

Con una nutrida audiencia de niños y jóvenes que cursan sus estudios de primaria y secundaria, y permanecen de lunes a viernes dentro de la Ciudad de los Niños, la Camerata de Coahuila ofreció un emotivo concierto didáctico.

No sólo fascinó a los menores por la selección de sinfonías y canciones infantiles, sino por la interacción de los músicos.

Entre el cucú y el sonido que hacen las tortolitas, los menores celebraron el treinta aniversario de la fundación de la Ciudad de los Niños.

Haciendo pausa para explicar al público los tipos de instrumentos, las diversas formas de tocarlos y el efecto de su sonido, el director artístico Ramón Shade, dirigió a una orquesta disciplinada y lúdica donde todas las partes disfrutaron el tono de infancia y ternura del concierto.

Entre polkas y pellizcando cada nota del violín, los niños bailaron y aplaudieron en sus asientos, imitando las voces de los gatos.

El efecto de los instrumentos de percusión fue sentido por los niños invitados a tocar con esta sección de la orquesta, sorprendidos del tono de la tarola, el triángulo, los timbales y los platillos.

Así fue el primer y el segundo movimiento de la Sinfonía de los Juguetes de Leopold Mozart, padre del genio vienés, en tanto que se impuso la tarea de leer la historia del Wolfgang Amadeus Mozart.

En el escenario y para el segundo movimiento se les reveló un secreto a los niños: cualquier objeto puede servir para hacer música. Acto seguido pusieron frente a la orquesta una máquina de escribir mecánica que azoró a los menores.

El sonido de su tecleo fue seguido por una campanilla de recepción de hotel y un güiro que imitó el sonido de elevación de la hoja de papel corriendo por el rodillo.

Entre el cucú y el sonido que hacen las tortolitas, los menores celebraron el treinta aniversario de la fundación de la Ciudad de los Niños, en una mañana feliz donde la música hizo la diferencia.






dcr