Mil millones de jóvenes en riesgo de perder la audición

El origen de la afección está en el uso desmedido de dispositivos electrónicos y la exposición a niveles dañinos de ruido en sitios como antros y citas deportivas, dice el organismo internacional.

Ginebra

Más de mil millones de adolescentes y adultos jóvenes están en riesgo de perder la audición debido al uso de dispositivos electrónicos, como audífonos, y a la exposición a niveles dañinos de sonido en lugares de ocio como antros, bares y eventos deportivos, advirtió la Organización Mundial de la Salud (OMS) al dar a conocer un informe.

Según el organismo, cerca de 50 por ciento de los jóvenes de entre 12 y 35 años de países con ingresos altos o medios se exponen a niveles sonoros demasiado fuertes. “La pérdida de audición tiene consecuencias potencialmente devastadoras para la salud física y mental, la educación y el empleo.

“La mayoría de estas causas de sordera parcial son evitables, pero lo es especialmente la provocada por una exposición excesiva al ruido, y por eso nos centramos en ella”, explicó en rueda de prensa Shelly Chadha, especialista de la OMS.

Advirtió que la cifra mencionada puede ser mayor, ya que los datos con los que se cuenta solamente se refieren a los países de medianos y altos ingresos en donde se hizo el estudio.

La OMS indicó que en las personas de entre 12 y 35 años, casi 50 por ciento está expuestos a niveles peligrosos de sonido por la utilización de dispositivos de audio personales.

Mientras que 40 por ciento está expuesto a niveles potencialmente dañinos de sonido en lugares de ocio.

“La adopción de medidas preventivas simples permitirá que las personas sigan disfrutando de sí mismos sin poner en peligro su audición”, indicó.

Según la OMS la escucha segura depende de la intensidad o el volumen del sonido, así como la duración y frecuencia de la escucha.

La exposición a sonidos fuertes puede provocar una pérdida temporal de la audición o tinnitus, que es una sensación de zumbido en el oído.

Cuando la exposición es particularmente fuerte, regular o prolongada, puede conducir a un daño permanente de las células sensoriales del oído, lo que resulta en la pérdida irreversible de la audición.

“A medida que avanzan sobre su vida cotidiana haciendo lo que les gusta, cada vez más jóvenes se están poniendo en riesgo de pérdida de la audición (…) Una vez que las células auditivas se han perdido, no se reemplazan. Por eso el problema es tan importante, porque se puede evitar, pero no curar”, advirtió Chadha.

Entre algunas de las recomendaciones que se dieron están utilizar tapones para los oídos cuando visiten lugares ruidosos. También limitar el tiempo empleado “en actividades ruidosas” y restringir el uso diario de los dispositivos de audio a menos de una hora.

Con motivo del Día Internacional del Oído, que se celebra el 3 de marzo, la OMS lanzó una iniciativa para llamar la atención sobre los peligros de la escucha insegura.

A escala mundial, 360 millones de personas tienen sordera moderada a profunda debido a diversas causas, como el ruido, las condiciones genéticas, complicaciones en el parto, ciertas enfermedades infecciosas, infecciones crónicas del oído, el uso de drogas y el envejecimiento.

Finalmente, la OMS urgió a los gobiernos a que modifiquen la legislación para limitar el ruido en actividades recreativas.



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]