Sin duda, “he creado mi obra maestra”: Nyman

'War Work: 8 Songs with Film' es una cinta de una calidad que va más allá de cualquier trabajo que haya hecho, afirma en entrevista.
El compositor y director estrenará su película en el Teatro de la Ciudad el próximo 23 de mayo.
El compositor y director estrenará su película en el Teatro de la Ciudad el próximo 23 de mayo. (Mónica González)

México

Michael Nyman dice estar totalmente convencido de que War Work: 8 Songs with Film es la obra más importante de su vida. "Es uno de los trabajos más poderosos y profundos en los que me he involucrado, algo totalmente inesperado, porque va más allá de mis expectativas como cineasta".

Con la mirada en el horizonte, como si viera hacia el futuro, el músico británico que radica en México, dice en entrevista: "Acabo de cumplir 71 años y estoy muy feliz porque, si muriera mañana, hoy podría decir: he creado mi obra maestra. Me conoces, sabes que me gusta mi trabajo —no lo haría si no fuera así—, me gusta este soundtrack o aquel ciclo de canciones, pero en términos de apego emocional esta obra es única, es de una calidad que va más allá de cualquier otra obra que haya hecho".

El compositor, fotógrafo, cineasta y alguna vez crítico de música estrenará en México War Work: 8 Songs with Film el 23 de mayo a las seis de la tarde en el concierto Nyman Filarmónico, obra que ya presentó en Europa. Su banda se unirá a la Orquesta Filarmónica de la Ciudad de México, dirigida por José Areán, para interpretar también obras como MGV (Musique de Grande Vitesse) y su Sinfonía no. 2.

Nyman habla con mucha pasión sobre War Work: 8 Songs with Film, al grado que las preguntas casi se vuelven innecesarias porque se sume en una especie de monólogo. "Es algo totalmente diferente a lo que haya hecho antes —insiste—. He estado asociado con documentalistas, mi trabajo más reciente fue con La maleta mexicana, de Trisha Ziff, pero también con películas de ficción, con directores como Jane Campion, Peter Greenaway y Michael Winterbottom. Yo mismo, como cineasta, he trabajado mucho con escenas callejeras filmadas por mí mismo en la Ciudad de México, pero War Work: 8 Songs with Film es otra cosa".

Considera que en la película no solo se enfrenta con objetos visuales encontrados, pues trabajó con rollos de noticieros de 1914 a 1918, sino que hizo un filme a partir de "un material que tiene un tema. Cuando hago una película en las calles de México, el tema es la película, la película es el tema, mientras que aquí me confronto con uno de los eventos más importantes en la historia de Occidente en el siglo XX".

Se refiere a la Primera Guerra Mundial, episodio de la historia terrible en el que murió mucha gente, agrega Nyman. "Fue una guerra que generó cambios —y todavía los genera— en la realidad geopolítica de Europa. Pero incluso en México las cosas habrían sido muy diferentes de no haber sucedido la primera guerra, por algo le llaman La gran guerra".

Si en la pantalla se pueden ver imágenes de cine y fotografías sobre el conflicto, también hay acercamientos a obras plásticas relativas el tema de artistas como Wassily Kandinsky y Otto Dix. En cuanto a la música, su autor afirma que "es una especie de soundtrack instrumental y, en medio, están ocho canciones que musicalizan poemas de autores poco conocidos, la mayoría de los cuales murieron durante la guerra."

El autor de soundtracks de películas tan famosas como El piano y El cocinero, el ladrón, su mujer y su amante, de Jane Campion y Peter Greenaway, respectivamente, cuenta que se trata de un proyecto que le ha tocado mucho emocionalmente en cuanto a la música. "No puedo analizar esta obra de manera consistente, decir que esto es por esto o por aquello. Eso es lo maravilloso de la música: no puedo describir la distancia que hay entre lo que he hecho, la forma en la que lo he presentado y lo que tú escuchas, porque he elegido imágenes muy poderosas. No puedo describir la música que usé para cuando un grupo de oficiales franceses está en entrenamiento o con las imágenes de alguien cuya cara ha sido destrozada y está trastornado psicológicamente o los niños que juegan imitando a sus padres a que hacen la guerra."

Otras escenas, continúa el cineasta, "muestran a unas cantantes de cabaret alemanas riendo en París, mientras la ciudad está a punto de ser destruida. En contraste con estos cuerpos hermosos, está el enfermo que no puede controlar los movimientos de su cuerpo porque está afectado psicológicamente por la guerra."

Michael Nyman tuvo acceso a materiales que resultaron accesibles a su presupuesto, pues algunos archivos cobran muy caro la utilización de sus imágenes. "El material de desecho que los documentalistas no quieren usar es más barato, así que utilicé este material que tiene un valor increíble. Proviene de archivos de Francia, Alemania y Estados Unidos, pues no tuve acceso a los británicos porque son muy caros, ni tampoco a los rusos o italianos".