La danza que empezó como un buen vicio

Jesús Alberto García González de la compañía 'Mezquite Danza Contemporánea', despidió el 2014 con una intensa labor realizada como joven creador escénico, beneficiado por FONCA.
Jesús Alberto García González.
Jesús Alberto García González. (Especial)

Torreón, Coahuila

Uno de los bailarines de la compañía 'Mezquite Danza Contemporánea', Jesús Alberto García González, despidió el año 2014 consumando una intensa labor realizada como joven creador escénico, beneficiado por el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA). 

¿Qué ha sido para ti la danza?
Pasión. Algo que me llena y que contiene tantas cosas que es difícil definirlas. Para mi la danza empezó como un buen vicio, en donde me siento bien. 

¿En qué consistió tú proyecto beneficiado por el FONCA? 
Se trató de una beca por un año como creador escénico y fue un trabajo de forma personal con cuatro reconocidos coreógrafos: Mizraim Araujo, Judith Téllez, Ruby Gámez y Lidya Romero.

"Hoy tengo otra visión de lo que es la danza, creo que con esto empiezo una etapa de maduración en donde disfruto aún más de la experiencia escénica".


Incluyó una coreografía de mi autoría, una propuesta en mi propio lenguaje sobre el trabajo que he realizado como bailarín. Ahora, el convivir de manera más personal con estos maestros me enriquecieron en la manera de ver la danza, de interpretarla y de escribirla en movimientos. 

¿Hubo dificultades en este proyecto?
El reto estuvo en la presentación de diversas coreografías, por la variedad y diferencia, de sus estilos y movimientos.  

Al inicio tenía miedo de competir de manera nacional. Todo fue un reto, desde elaborar el proyecto, hasta aterrizarlo de manera independiente como único ejecutante dentro de un escenario. 

La selección fue entre un aproximado de más de 200 proyectos de todo el país. Fuimos siete los beneficiados. En mi caso como Creador Escénico en la categoría A. 

¿Es una experiencia que culmina, cómo te sientes al concluirla?
Fue un año de mucha intensidad y movimiento, entre las presentaciones de la beca y de la compañía de Mezquite, además de impartir clases. 

Hoy tengo otra visión de lo que es la danza, creo que con esto empiezo una etapa de maduración en donde disfruto aún más de la experiencia escénica.

Es como si esto viniera a reforzar más el entendimiento de lo que hago. En algo que se vuelve una experiencia más significativa. 

¿Cómo evaluas este apoyo por parte del FONCA?
Fue un apoyo importante en el caso de los traslados, hospedajes, alimentación, vestuarios, pero lo que deja es el aprendizaje. 

Se podría decir que el apoyo económico se puede lograr por otros medios, pero el hecho de que las autoridades te den una beca es como un reconocimiento que te compromete como creador artístico a dar más. De igual forma como maestro me permite compartir la experiencia con nuevas generaciones.  

"Al inicio tenía miedo de competir de manera nacional. Todo fue un reto, desde elaborar el proyecto, hasta aterrizarlo de manera independiente".


Te juro que el dinero que recibe un creador artístico, por más mínimo que sea, es bien aprovechado en proyectos. Cuando te llega un apoyo como lo es en este caso una beca, te compromete a bien emplearlo. Los creadores a veces trabajamos sin apoyos y lo que llega siempre es bueno. 

¿Este tipo de becas crees que abren a más posibilidades o se quedan sólo ahí?
Creo que hacen ver a los bailarines emergentes que tienen posibilidades. Que hay presencia, que hay gente con talento, en este caso que en la Comarca Lagunera existen buenos bailarines. 

Aunque también sin el respaldo de compañías como "Mezquite" y de maestros como Jaime Hinojosa, las cosas no serían posibles. 

En cuanto al trabajo que se hace en La Laguna en cuestión de la danza contemporánea se da a conocer un buen nivel, yo lo veo en mis compañeros, Torreón está al nivel de cualquier sitio en cuanto a danza contemporánea se refiere. 

Las becas son un punto de partida, que abren nuevas posibilidades de conocimiento, para explorar y llevar a otros sitios, que detonan el trabajo y te preparan para lo que viene, por eso son tan importantes.