En México, solo un oftalmólogo para cada 16 mil 300 pacientes

Según la Organización Mundial de la Salud el país requiere, por lo menos, 11 mil especialistas
Los pacientes tardan en acudir con los especialistas.
Los pacientes tardan en acudir con los especialistas. (Omar Meneses)

México

En México existen alrededor de 49 millones de personas que sufren de debilidad visual o de ceguera y solo hay 3 mil oftalmólogos certificados, lo que signfica que a cada médico le tocaría atender aproximadamente a 16 mil 300 pacientes al año.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) consideró que México requiere, por lo menos, 11 mil 234 especialistas adicionales para hacer frente a este severo problema de salud pública.

El reto es mayúsculo; los centros de alta especialidad siempre están saturados y, por ello, mucha gente recurre a pseudoespecialistas quienes, por un bajo costo, realizan cirugías que atentan contra su integridad y su vida dado a que reutilizan los instrumentos con bacterias.

Las cataratas que aparecen con la vejez, el glaucoma y la retinopatía diabética son los males que preocupan más al sector salud por las discapacidades que generan: "En México contamos con alrededor de 3 mil oftalmólogos certificados y, por supuesto, que se trata de un número muy bajo considerando que la población es muy elevada. Son insuficientes para atender la cantidad de pacientes que requieren atención médica especializada en el futuro, sobre todo, en cataratas", dijo Gustavo Aguilar Montes, cirujano oftalmólogo del Hospital General Manuel Gea González.

Señaló que se trata de un déficit preocupante de especialistas dado al acelerado envejecimiento poblacional: "Estamos ante un grave problema de salud pública que puede llevar a la ceguera, a una pérdida de productividad y desarrollo significativo para el país".

El Hospital General Manuel Gea González es de las pocas unidades que logran revertir la ceguera causada por cataratas, es decir, ciento por ciento recupera la vista en una semana. Su costo, por ojo, es de 7 mil pesos.

El problema con las cataratas es que los pacientes tardan mucho en llegar a los servicios de salud.

"En México la edad promedio que operamos a los pacientes con cataratas oscila en los 72 años, mientras en Estados Unidos, por ejemplo, los pacientes se operan a los 66 años en promedio.

"Esto nada tiene que ver con un envejecimiento más temprano sino a cuestiones culturales. En EU apenas sienten una disminución ligera de su visión y acuden al especialista, que les diagnostica una catarata relativamente temprana y los interviene. En México se esperan a que la visión se deteriore de manera significativa, que haya pérdida del sentido, para después ir con el especialista", destacó.

La pérdida gradual o definitiva de vista se ha convertido en la segunda causa de discapacidad en el país, aun cuando con una revisión anual basta para corregir algún problema; ocho de cada 10 son prevenibles.

Sin embargo, esto no sucede debido a que 58.4 por ciento de la población carece de acceso a los servicios de salud.