México rezagado en consumo de libros electrónicos

A pesar de que expertos aseguran que en cinco años el e-book se impondrá sobre el impreso.
Jaume Mor, con más de 10 años de trayectoria en el mercado del libro digital.
Jaume Mor, con más de 10 años de trayectoria en el mercado del libro digital. (Carlos Zepeda)

Guadalajara

Los consorcios editoriales más poderosos de España y América Latina no apostaron hace una década a los libros digitales, creían que se trataba de una moda pasajera y entraron tarde a la secuencia voraz en la que se comunica la humanidad a través de la tecnología. Ahora con una industria editorial debilitada el uso nostálgico de los libros impresos se reduce a los románticos pues las ediciones electrónicas se instalan en los hábitos de consumo de las nuevas generaciones y se proyecta que a más tardar en cinco años los libros digitales tomen el poder del mercado.

Cuando alguien lee en un dispositivo móvil o en una tablet es difícil adivinar si está leyendo una obra literaria, recorriendo un sitio especializado o si sólo está “facebookeando”. El mercado de los libros aún se balancea hacia el papel en una proporción 80/20 pero se movilizará invariablemente hacia las pantallas digitales, coinciden expertos del merado virtual.

Norma Rufrancos, directora de producción y estrategia de marketing virtual de la editorial Planeta asegura que México es el líder en ventas de América Latina seguido por Chile y sólo después Argentina y Colombia. Con un catálogo de 6 mil 500 títulos la venta en iTunes, Google, Gandhi, Sanborns y Amazon se da cuenta que ahora no es negocio el libro digital pues representa apenas el uno por ciento de la facturación global de una de las casas editoriales más importantes del país, frente a 35 por ciento de las ventas que le representan a las editoriales estadunidenses.

La ventaja se da porque el país norteamericano lanza cada libro en la versión impresa y digital y su mercado está altamente desarrollado, explica Jaume Mor socio de la firma Mandarina que aventuró a publicar 600 títulos en google hace una década y triunfó.

Los dos expertos en la materia no dan más de 8 años para que las nuevas generaciones consuman libros casi exclusivamente a través de la red. Sin embargo difieren en los sectores de consumo.

Rufrancos considera que en la actualidad aún existe temor por proporcionar datos personales para realizar transacciones virtuales pero los intermediarios permiten descargar el primer capítulo del libro y entonces se persuade al cliente y compra el e-book, después eso lo motiva para adquirir también el ejemplar impreso. Es decir, el sector impreso apoya las ventas del virtual y viceversa.