México, sin marco legal para la reproducción asistida

El primer caso exitoso de transferencia mitocondrial se hizo en el país para evitar consecuencias legales en EU, donde esos procedimientos están prohibidos desde 2002.
Alberto Kably Ambe, fundador del Centro Mexicano de Fertilidad.
Alberto Kably Ambe, fundador del Centro Mexicano de Fertilidad. (Blanca Valadez)

México

El nacimiento de un bebé bajo la controversial técnica de manipulación genética conocida como “donación mitocondrial”, permitida únicamente en Reino Unido, evidenció que México carece de leyes en materia de reproducción asistida que determinen “qué está permitido y qué prohibido”, informó Alberto Kably Ambe, fundador del Centro Mexicano de Fertilidad.

Luego de que la revista científica New Scientist divulgara el nacimiento del “primer bebé del mundo” con dicha técnica que utiliza el ADN de tres personas, y que parte del proceso se hizo en México para evitar consecuencias legales en Estados Unidos, el experto dijo que “no hay una legislación”, por lo que todos los procedimientos que realizan hospitales, centros e institutos se rigen solo bajo criterios académicos.

Más de 10 años debatiendo

México, recordó Kably, lleva más de una década de polémicas sobre contar con una legislación en torno al adecuado tratamiento de criopreservación de tejido ovárico, embriones y gametos, así como sobre la implantación y técnicas de fertilidad para reducir riesgos de enfermedades genéticas.

El Senado de la República aprobó en abril de este año una Ley de Reproducción Asistida —luego de que pasara por la Cámara de Diputados—, pero hasta el momento no se ha publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF), y también hay una norma en proceso de ser culminada por la Secretaría de Salud (Ssa).

“No hay leyes y los procedimientos de reproducción asistida que nosotros hacemos se rigen por normas académicas. Nos guiamos por lineamientos emitidos en consensos por expertos  mexicanos en materia de infertilidad, pero la ley aún no se promulga y la Norma Oficial Mexicana está en desarrollo”, resaltó Kably Ambe.

El pionero en reproducción asistida al instalar la primera unidad en el Instituto Nacional de Perinatología y por impulsar la subespecialidad de medicina reproductiva en la Facultad de Medicina de la UNAM, explicó que en Estados Unidos se prohibieron desde 2002 los procedimientos de transferencia nuclear.

La técnica descrita en New Scientist sirve “para evitar el desarrollo de enfermedades raras, como el síndrome Leigh”, explicó tras referir que esa es una enfermedad que se presenta en uno de cada 40 mil nacimientos.

“Son de esas enfermedades que se llaman raras y se detectó en esta pareja de Jordania que fue tratada aquí en México porque hay sucursal de la clínica americana e inglesa que hace este tipo de tratamientos (New Hope Fertility)”, comentó.

Cuestiones éticas

Respecto al procedimiento, Kably opinó: “Si es ético o no, esas son cuestiones que dependen a quién se le pregunte... pero el hecho es que en México todavía no hay regulación al respecto y va a ser difícil que se legisle cuando se trata de este tipo de enfermedades”, opinó.

Kably, sin señalar si fue adecuado el abordaje del caso de la pareja de Jordania tratada por el doctor John Zhang en México, opinó que esa situación resulta muy especial por el tipo de padecimiento.

No obstante, sin utilizar la técnica conocida como “ADN de tres padres”, explicó que “en el Centro Mexicano de Fertilidad a las pacientes que tienen enfermedades raras muchas veces las manejamos de manera estadística: sacamos varios óvulos para fertilizarlos y antes de implantarlos hacemos pruebas para ver que no tengan el padecimiento y nazcan bebés sanos”.

Cada caso, aclaró, se trabaja en coordinación con la Ssa y, como Centro Nacional, están  participando en la redacción de la norma desde mayo. “Prácticamente está terminada, pero lo importante es que se requiere que la ley sea promulgada en el DOF”, subrayó.

“Nosotros trabajamos bajo reglas emitidas por consensos nacionales académicos, por la Asociación Mexicana en Medicina de la Reproducción, por la Agrupación Mexicana de Reproducción Asistida que maneja normas éticas y morales... Que hay gente que se pasa el alto aunque no se lo deba pasar, seguramente; por eso requerimos de una regulación”, destacó.

MILENIO solicitó la opinión de la Secretaría de Salud respecto a la falta de legislación, pero al cierre de esta edición no hubo respuesta.