México, líder en lucha contra el cambio climático

La Unión Europea, Noruega, Estados Unidos, Rusia y Suiza han revelado sus objetivos de reducción de gases de efecto invernadero post 2020.
Cambio climático
(Cortesía)

México

El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés) felicitó a México por ser el primer país en desarrollo en presentar sus compromisos post-2020 contra el cambio climático, “lo que sienta un precedente positivo y demuestra el liderazgo del país en el proceso sobre el clima”.

“México ha sido pionero en el mundo en desarrollo en la lucha contra el cambio climático”, resaltó Samantha Smith, líder de la Iniciativa Global de Clima y Energía del WWF.

En un comunicado señaló que con el anuncio de sus compromisos post-2020, México establece de nuevo un precedente positivo para el proceso multilateral y para alcanzar un acuerdo exitoso en París.

“Lo que distingue a México es su continua posición progresista en favor de un acuerdo que mantenga al planeta dentro de un umbral de dos grados centígrados”, subrayó.

El sábado, el ministro francés de Exteriores, Laurent Fabius, calificó de muy positivo el compromiso de México de reducir 25 por ciento sus emisiones de gases y compuestos de efecto invernadero previstas para 2030.

Por otro lado, Omar Vidal, director general de WWF México, resaltó que el país propone un pico de emisiones en 2026 y una disociación entre éstas y el crecimiento económico.

Como parte de sus compromisos sobre adaptación a los impactos del cambio climático para 2030, el plan de México incluye el aumento de la capacidad de adaptación de los 160 municipios más vulnerables del país y una tasa de deforestación cero, subrayó.

La Cámara de Diputados anunció que hará cambios a la Ley General de Cambio Climático para detallar las obligaciones del gobierno federal en “preservar, restaurar y gestionar de manera sostenible los recursos naturales en ecosistemas terrestres, agua dulce, marinos-costeros e insulares”.

Señaló que México ha sido el primer país en incluir un compromiso de adaptación —crucial para el plan contra el cambio climático— lo cual debe motivar a otros a seguir su ejemplo.

El director general de WWF México recordó que el año pasado, el país también fue un ejemplo, al ser el primero en desarrollo que comprometió voluntariamente recursos financieros en el Fondo Climático Mundial.

Asimismo, estableció objetivos de corto plazo en energías renovables, develando planes para proveer, a partir de fuentes renovables, 25 por ciento de su electricidad antes de 2018, lo que puede contribuir a lograr sus objetivos de reducción de emisiones.

Se prevé que el nuevo acuerdo climático global sea aprobado en diciembre 2015 en París, donde los compromisos nacionales serán inscritos.

Este sería el primer instrumento en integrar compromisos de todas las naciones, y sustituirá al Protocolo de Kioto.

EU y Rusia se apunta

EU y Rusia se sumaron a la lista de países que, con la Unión Europea y México entre otros, han revelado sus objetivos de reducción de gases de efecto invernadero para después de 2020.

Segundo gran contaminador, después de China, EU se comprometió a reducir entre 26 y 28 por cientos sus emisiones de gases de efecto invernadero a 2025.

A última hora también se comprometió Rusia, que es el quinto país más contaminante, por detrás del bloque europeo

Repitiendo las cifras anunciadas en noviembre en Pekín, durante la conclusión de un acuerdo con China, la Casa Blanca anunció haber transmitido oficialmente ese compromiso a la secretaría general de la Convención del Clima de las Naciones Unidas.

Hasta ahora, solo la Unión Europea, México, Noruega, Suiza Rusia y EU han revelado sus objetivos de reducción de gases de efecto invernadero.

Todos los países “dispuestos a hacerlo” tenían que presentar antes del 31 de marzo sus “contribuciones nacionales” al objetivo mundial de limitar el calentamiento del planeta a dos grados centígrados. El termómetro mundial subió ya 0.8 grados centígrados.

Esta etapa, que concierne esencialmente los grandes emisores, debería permitir hacer un primer balance después de la conferencia de Lima de diciembre y antes de la de París (30 de noviembre-11 de diciembre). Se espera que un acuerdo multilateral, en discusión desde hace varios años, se logre en la capital francesa.