En México, la esperanza de vida más baja de la OCDE

Es la única nación con menos de 75 años en promedio. Las causas son mala alimentación y diabetes, entre otras: informe.
Alrededor de 34 por ciento de adultos es obeso.
Alrededor de 34 por ciento de adultos es obeso. (Especial)

París

México es, con 74.6 años en promedio, el único país de la OCDE que no supera los 75 de esperanza de vida, y también donde más lentamente avanza.

Según un estudio publicado ayer por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), comportamientos como la mala alimentación y la alta tasa de obesidad figuran entre las principales razones que explican la mediocre progresión de ese indicador en México.

En concreto, el incremento de la esperanza de vida fue de 1.1 años entre 2000 y 2013, cuando en ese mismo periodo el aumento de la mayoría de los 34 Estados miembros de la organización fue de más de tres años, hasta lograr una media de 80.5.

En México, acota el informe, no se registran tantos comportamientos dañinos —como el tabaquismo o el consumo de alcohol— como en otras partes del mundo desarrollado, pero la mala alimentación y su corolario, la obesidad, pesan en numerosos problemas como hipertensión, diabetes, enfermedades cardiovasculares o afecciones respiratorias.

Alrededor de 32.4 por ciento de los mexicanos adultos son obesos, una cifra que solo superan los estadunidenses (35.3%), mientras que la media en la OCDE es de 19 por ciento, indicador no tan positivo si se compara con la tasa de japón que es de apenas 3.7 por ciento.

Pero por si fuera poco, México se ha significado por su trepidante tendencia al empeoramiento: entre 2000 y 2013 esa tasa de obesidad se incrementó en 8 puntos, mientras que el promedio en los 34 Estados miembros fue un incremento de tres puntos.

En el caso del sobrepeso infantil, afecta a más de 37 por ciento de los varones mexicanos y 32 por ciento de las niñas.

México se desmarca de la inmensa mayoría de los Estados de la OCDE por su falta de avances desde 1990 en la reducción de la mortalidad por paro cardiaco, que se mantiene a un nivel elevado (140 decesos por cada 100 mil habitantes, frente a una media de 117).

Además, las cifras de México son particularmente malas en mortalidad por accidentes de transporte, con más de 17 muertos anuales por cada 100 mil habitantes, frente a una media en torno a los siete fallecimientos en la OCDE.

Tampoco son buenas las referidas a la mortalidad infantil, donde vuelve a ser el peor lugar con 13 fallecimientos de menores de un año por cada mil nacimientos (el segundo peor es Turquía con 10.2), frente a los 3.8 de media en la organización.

En contraparte, en el lado positivo México destaca en la mortalidad por cáncer, con una tasa inferior a los 125 decesos por cada 100 mil habitantes, cuando ningún otro país está por debajo de los 150 y la media de la OCDE supera los 200 fallecimientos por enfermedades oncológicas.