En México, buenas perspectivas para la Editorial Funambulista

Para este año traerá al país literatura japonesa, poesía de la Primera Guerra Mundial y una biografía novelada de Fidel Castro.
Concepción Cuesta, directora de la empresa.
Concepción Cuesta, directora de la empresa. (Juan Carlos Bautista)

México

Si hay algo que caracteriza al sello español Funambulista es la diversidad: hay un ojo puesto en ciertos autores poco conocidos en el ámbito de la lengua española, como la española Yoko Ogawa, pero otro en narrativas arriesgadas en forma y fondo, como el acercamiento a la poética surgida de la Primera Guerra Mundial o una novela acerca de Fidel Castro, lo que refleja parte de sus objetivos para 2016.

“Vamos a tratar de implantar nuestros libros en todas las librerías y ofrecer un servicio de novedad. Las perspectivas son buenas: todos los compradores con los que hemos estado han tenido interés en nuestro fondo. Vamos a ayudarles a que lo puedan distribuir; intentaremos hacer campañas diseñadas específicamente para México”, dijo Concepción Cuesta, directora de Editorial Funambulista, en reciente visita a México.

Con unos 18 títulos en su programa editorial para 2016 y con alguna reedición, la idea es apostar por autores nuevos de habla hispana, ya que son los que avalan el recorrido de Funambulista, aun cuando siempre cuesta un poco que llegue al mercado un autor joven o de ópera prima.

“Es lo que podemos abarcar teniendo en cuenta las dimensiones de la editorial. El lector necesita tantos libros como quiera ver, pero hay mucha oferta: llegan a las librerías entre 400 y 600 novedades todas las semanas. Pero nosotros tenemos un número determinado de títulos, entre 15 y 22 al año, porque no podemos hacer más de momento”.

Editorial independiente

Desde la perspectiva de Cuesta, la apuesta de la editorial es mantenerse en un nivel similar, seguir como una editorial pequeña más interesada en cuidar lo que hacen y lograr que se conozca, que en publicar más novedades.

“Siempre buscamos algún autor que no haya sido traducido, y si es uno español o americano, mejor; alguien que ofrezca algo diferente, como son los temas en los que hemos pensado, a los que podríamos sumar una biografía de Strindberg, la primera escrita originalmente en castellano”.

Los títulos de Funambulista son distribuidos en México por Editorial del Vecchi, una apuesta del grupo MILENIO para ampliar entre los lectores mexicanos la oferta de libros de alrededor de 20 sellos, en especial de España.

Entre los volúmenes que vendrán a México en los próximos meses se encuentran uno de poesía, de Wilfred Owen, un poeta de la Primera Guerra Mundial, quien observó con pasión el conflicto a partir de la palabra, explica Cuesta.

“También vamos a publicar una novela sobre Fidel Castro, que es algo distinto de lo que hemos hecho porque es una historia muy disparatada, un poco surrealista, escrita por un portugués, Joan Serqueira, y no por un cubano. Es una traducción que hemos hecho y nos muestra otro enfoque, que está muy cerca de ser un disparate, que aparecerá bajo el título de La tragedia de Fidel Castro”.

Los libros de Funambulista serán distribuidos a través de una especie de trabajo hormiga por el que cada uno de los títulos despierte interés por otros del sello, en el que conviven autores contemporáneos y clásicos.

Mirada japonesa

Con la certeza de que hay una fiebre por la cultura japonesa, la editora recordó que no se ha logrado traducir del todo ni a los autores contemporáneos ni a los clásicos, si acaso Murakami, “que está en todas partes”.

“Pensamos en Yoko Ogawa, quien es muy occidental para los japoneses, pero para nosotros es una aportación más, que esperamos le interese al lector. El objetivo primordial es ser más originales, no ofrecer más de lo mismo. Ogawa es una autora que nos gusta mucho, que además nos funciona bien comercialmente: tan solo de uno de sus libros, La fórmula…, vamos ya por la decimonovena edición”.

Hasta el momento se han publicado 10 títulos de la escritora japonesa, que tiene 30. Se espera una novedad para septiembre u octubre próximo, que es un libro de relatos, que se titulará La lectura de los rehenes.

“Es un libro que nos gusta, porque tiene una forma de contar las cosas que con unas cuanta pinceladas te cuenta la historia; describe muy bien a los personajes, penetra psicológicamente en ellos, hace una descripción muy importante de la naturaleza, de los olores y de los ruidos. Son libros muy musicales”, expresó Cuesta.