Mexicanos detectan alzhéimer mediante examen de la piel

La proteína que se encuentra en las neuronas de pacientes afectados por este mal y por párkinson se halla en zonas cutáneas; este hallazgo será presentado en EU.
El estudio fue encabezado por científicos de diversas facultades de esa casa de estudios.
El estudio fue encabezado por científicos de diversas facultades de esa casa de estudios. (Notimex)

San Luis Potosí

Científicos de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí (UASLP) descubrieron, después de cinco años de investigaciones, que la piel humana es una especie de “ventana” para detectar trastornos neurodegenerativos como el alzhéimer o el párkinson.

El hallazgo, que ha sido considerado por los especialistas como relevante y de impacto a escala mundial, será presentado en la 67 reunión anual de la Academia Americana de Neurología, que se celebrará del 18 al 25 de abril en Washington DC.

Proteína clave

El doctor Ildefonso Rodríguez Leyva, líder de la investigación, indicó que el estudio permitió descubrir que la proteína alfa-sinucleína, que suele encontrarse depositada en las neuronas del cerebro de pacientes con alzhéimer o párkinson, también se localiza en la piel.

Rodríguez Leyva, también catedrático de la Facultad de Medicina de la UASLP, destacó que la importancia de este descubrimiento radica en que a través de una simple prueba cutánea se puedan diagnosticar esos trastornos neurodegenerativos, cuya detección hasta ahora resulta muy complicada.

En la actualidad, explicó el experto, el procedimiento médico para detectar la proteína es por medio de una biopsia, pero es complicado obtener una muestra del tejido cerebral que provenga de un paciente vivo.

El también representante internacional de la Academia Mexicana de Neurología mencionó que, aunque se necesita más investigación al respecto, “estos hallazgos son emocionantes, porque potencialmente podríamos comenzar a realizar biopsias de pacientes vivos para conocer más sobre estas enfermedades”.

Subrayó que lo ideal será que “cualquier persona tenga acceso a este análisis, el cual es muy fácil realizar en un laboratorio de patología y a un costo muy económico”.

La investigación continúa ahora sobre las células de los enfermos para entender un poco más la fisiopatogenia de estos trastornos, con el objetivo de contribuir más al conocimiento de dichos padecimientos neurodegenerativos, agregó.

En el país más de 350 mil personas padecen alzhéimer y alrededor de 500 mil tienen párkinson, según datos del Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía de México (INNN).

Rodríguez Leyva dijo sentirse realmente satisfecho de que esta investigación, que contó con el apoyo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, permitirá que en algún momento se puedan detectar estos padecimientos más oportunamente.

Esfuerzo multidisciplinario

Por su parte, la doctora María Esther Jiménez Cataño, miembro del equipo de la investigación, comentó que se trató de un estudio muy enriquecedor, en el cual se lograron conjuntar diferentes disciplinas de la medicina.

Refirió que se llevaron a cabo múltiples y variados intentos por buscar el mismo tipo de moléculas que estaban presentes en el cerebro de los pacientes enfermos en otras partes del cuerpo y que finalmente las encontraron en la piel.

Jiménez Cataño destacó que los resultados de este trabajo fueron enviados previamente a diferentes congresos, foros y revistas médicas internacionales, donde se presentaban solo como una novedad; sin embargo, se trata de una investigación pionera a escala mundial.

El diagnóstico de alzhéimer y párkinson con una muestra de piel ha sido del interés de la Academia Americana de Neurología, por lo que el proyecto potosino será presentado en su próximo congreso en la capital estadunidense.

La propuesta potosina es resultado del trabajo desarrollado por investigadores del Hospital Central Ignacio Morones Prieto, en conjunto con las facultades de Medicina, Ciencias y Ciencias Químicas de la UASLP.

El líder de la investigación adelantó que también estudian otra enfermedad llamada “parálisis supranuclear progresiva”, en conjunto con el INNN, y que pronto publicarán sus resultados.

Otro proyecto que desarrollan se llama “La enfermedad de párkinson y su relación con la tractografía”, trabajo que llevan a cabo con el doctor Luis Concha Noyola, egresado de la UASLP e investigador del área de Neurociencias de la UNAM.