Metepec inspira a Sebastián

La primera pieza que levantará el escultor es un arco en forma de “M” que dará la bienvenida a los visitantes de este pueblo mágico.
Para su proyecto, el artista ha establecido un diálogo con 16 reconocidos artesanos del pueblo.
Para su proyecto, el artista ha establecido un diálogo con 16 reconocidos artesanos del pueblo. (Juan Carlos Bautista)

México

El escultor Sebastián no para de trabajar. En breve, levantará dos esculturas monumentales inspirado en lo que él llama “El árbol de los árboles: el Árbol de la Vida”, el ícono de Metepec, municipio del Estado de México.
La primera pieza monumental que levantará Sebastián en el reconocido Pueblo Mágico es un arco en forma de “M” que dará la bienvenida a los visitantes de este lugar; la segunda es una obra arquitectónica y escultórica que reproducirá al árbol de la vida.

“Las dos obras formarán parte de un jardín lineal de tres kilómetros de largo, el cual se concibe como un atractivo turístico y cultural. Los arcos de Metepec estarán simbolizados por una “M” del pueblo Mágico; mientras que el árbol de la vida será un edificio-escultura de tres pisos que albergará una tienda, un museo y una cafetería”, dice el artista.

Sebastián ha establecido un diálogo artístico con 16 reconocidos artesanos de ese lugar, tras diseñar la escultura monumental que recibirá a todo aquel que llegue a Metepec. Por lo pronto, este intercambio creativo lo ha hecho con una réplica a pequeña escala.

En este proyecto conjunto, Sebastián muestra cómo será finalmente este monumento en color rojo, que incluye en su diseño 16 representaciones artesanales de los símbolos que dan forma al tradicional árbol de la vida.

Es un proyecto que nace por la iniciativa de la presidenta municipal de Metepec, Carolina Monroy del Mazo, quien desea que este lugar tenga una entrada digna, para lo cual se recurrirá a la enorme tradición alfarera de este lugar, que es reconocido en todo el mundo por la elaboración de los árboles de la vida. La idea es que en ese espacio se pueda exhibir el arte público de grandes creadores.

El arco de Bienvenida

El arco de bienvenida será una escultura que tendrá alrededor de 20 metros de altura con dos caras, o dos vistas, la intención de Sebastián es hacer una obra en coautoría con 16 de los artesanos más reconocidos del lugar. “Este proyecto extraordinario es un ensamble entre la escultura y el arte tradicional mexicano. Yo tengo un profundo respeto por la artesanía nacional que es nuestro origen, es nuestra raíz porque da cuenta de lo que somos”, subraya el escultor.

La idea es que cada uno de los artesanos realicen dos esculturas de aproximadamente 2 metros de altura, explica Alma Patricia Alvarado Navarrete, directora de cultura y fomento artesanal del municipio de Metepec.

Los artesanos representarán a gran escala 32 de los elementos característicos del árbol de la vida: el sol y la luna, Adán y Eva, además del Arca de Noé, el demonio, y la “planchana” (o sirena), una figura mítica de mujer que cantaba y se llevaba a los hombres embrujados a la laguna.

Tomás Rivera es uno de los 16 artesanos elegidos, con una gran pasión por esta herencia que le han legado sus abuelos paternos y maternos que fueron alfareros. Él creció en un taller, jugando con el barro y rompiendo muchas cosas. Decidió estudiar en la Escuela de Artes de la Universidad del Estado de México y cursar una maestría en la Academia de San Carlos, de la UNAM.

Ahora Tomás está elaborando para el gran arco, las imágenes de San Miguel Arcángel y la de Dios Padre, símbolos centrales de El Árbol de la Vida, fusionando, precisamente, la tradición y el arte contemporáneo.

Un museo en El árbol de los árboles

El escultor Sebastián habla de su escultura monumental de 22 de metros de altura, que estará elaborado en hierro y en cemento.

“El árbol es tan alto que las personas podrán entrar y recorrerlo. Tendrá tres pisos: en el primero estará una tienda donde se venderán los árboles de la vida de Metepec; en el segundo, habrá un museo que contará con todos los servicios, incluida una cafetería, y en el tercero se ubicará el mirador, desde donde se podrá observar el corredor turístico que marca  el Arco de entrada de Metepec”.

Esta escultura-edificio tendrá en la cúspide unos enormes macetones con árboles reales, como si se tratara de la copa de un árbol gigantesco.

“Será el árbol de los árboles de la vida de Metepec, un bonito símbolo, una escultura que será un edificio con un modelado de un árbol. Toda la estructura se diseñará con hierro y tendrá elevador y escaleras”.

Esta obra, que se levantará en un triángulo de 13 metros por lado, detalla el escultor, se mimetizará con la naturaleza como si fuera una corteza de árbol. Tendrá un color entre grisáceo y de barro para que se parezca un poco a un árbol real; porque como está modelado, parecerá que está enraizado.