'Mendoza': Macbeth en la Revolución mexicana

La obra es dirigida por Juan Carrillo y la adaptación fue de la compañía Colochos.
"Mendoza" estará en el Foro La Gruta del Centro Cultural Helénico todos los viernes, hasta el 12 de agosto.
"Mendoza" estará en el Foro La Gruta del Centro Cultural Helénico todos los viernes, hasta el 12 de agosto.

México

José Mendoza es un hombre sencillo y general de la revolución, cuyos ideales lo han colocado como un líder de levantamiento y un favorito del comandante Montaño, hasta que los augurios de una vieja bruja, quien le pronosticó que llegaría a ser comandante supremo, y las argucias de Rosario, su esposa, lo hacen tomar un camino que concluye en una tragedia de dimensiones inconmensurables. Es la trama de Mendoza, adaptación a la Revolución mexicana que la compañía Colochos Teatro hace de Macbeth, de William Shakespeare.

"Situamos Macbeth en la revolución porque aquel es el momento histórico nacional que nos servía como analogía de una etapa bélica equiparable a la de la obra original. Mendoza conserva la misma estructura dramática de su fuente pero con algunas licencias dramatúrgicas: vemos al personaje recibir una premonición de, en este caso, una bruja, lo cual hace que en él se desencadene una transformación, vemos cómo se va trastocando y la forma en que sus principios empiezan a ser cuestionados hasta que la situación lo destruye", dice a MILENIO Juan Carrillo, director de la puesta en escena.

Carrillo asegura que esta obra clásica de Shakespeare actualmente continúa vigente porque es una historia de ambición y poder "de aquellos que tras llegar a la cima son derrocados por los de abajo para subir, y así sucesivamente. Eso es algo que siempre va a suceder aquí y en cualquier lado, y eso era lo que nos interesaba mostrar a nosotros. La Revolución mexicana, a pesar de que no utilizamos ningún referente histórico en concreto de ella, es un contexto idóneo para hacerlo.

"William Shakespeare fue un dramaturgo que tuvo la capacidad de observar y plasmar las ideas más allá de las formas, es un autor que habla de lo humano y es atemporal porque todas sus obras pueden ser fácilmente adaptables a esta época, ya que él no habla de sucesos históricos en particular, sino que se vale de ellos para hablar de asuntos como el amor, los celos, la traición y la ambición, etcétera. Su teatro no tiene una identidad inglesa sino universal", concluye.

Mendoza es escenificada todos los viernes, a las 21:30, hasta el próximo 12 de agosto, en el Foro La Gruta del Centro Cultural Helénico, Revolución 1500, colonia Guadalupe Inn.