Memorias de la tercera edad de Tampico

El taller "¿Mi vida? Te la cuento" reunirá a más de una docena de adultos mayores que tienen algo que contar, pero que no han sabido relatarlo.
Gloria Gómez, poeta tampiqueña.
Gloria Gómez, poeta tampiqueña. (Erik Vargas)

Tampico

La historia de la ciudad de Tampico se ha centrado, valga la redundancia, en sus hechos históricos. Aquello captado por estudiosos, investigadores y cronistas. El relato oficial del paso evolutivo en el sur de Tamaulipas.

Sin embargo, hay dispersas historias que no entran en la crónica argumentada: los de la vida común, la memoria viva de su gente.
La poeta Gloria Gómez encabeza a partir de esto último, un ambicioso proyecto que involucra a la Dirección de Cultura, pero sobre todo a la gente de esta ciudad, la nacida, la adoptiva, la que la ama.

El taller "¿Mi vida? Te la cuento" reunirá a más de una docena de personas de la tercera edad que tienen algo que contar, pero que no han sabido relatarlo, incluso, han sido ignorados.

La cita es a partir de este sábado 9 de enero hasta el 26 de marzo, de 10:00 de la mañana a 2:00 de la tarde.

"Algunos nos van a sorprender gratamente con todo el cúmulo de información que traigan, lo más seguro es que nos va a caer gente que no tenga que contar en términos sociales, pero que son capaces de reconocer en su propia historia, la historia de Tampico".

Y al final reconoce, todo va a encaminado a una compilación literaria.

"Vamos a hacer un libro, la finalidad es esa", aunque publicarlo sería difícil este año.

Aunque la convocatoria es para acudir al edificio de la Dirección de Cultura, hay algunas personas que colaborarán a distancia, también proyectando sus aportaciones.

"El problema es que mucha gente no escribe, la idea es ir integrando la memoria viva de la gente común, muchos allegados no saben la historia de Tampico, la importancia histórica... qué hemos perdido y qué hemos ganado... si es que hemos ganado algo".

La historia, detalla, tiene una división histórica en sus últimos tiempos divididos por el ciclón del 55 con el cual comienza "a repoblarse Tampico por tercera ocasión, y la explosión demográfica ha sido importante, hay población novísima".

Pero hay un grupo de gente que asume en su propia historia la evolución urbana de Tampico.

"La tercera edad es población poco atendida, a veces nadie les hace caso y es el momento en que todo tiene qué contar, quieren contar, cuentan, se acerca el hijo, el nieto y empiezan a contar... no saben escribirlo, no tienen idea como plasmarlo, es ahí donde llega la ayuda".

Pero no sólo son sus reflejos de la vida, sino la influencia en la ciudad de esas historias.

"La idea es esta, es mi vida, pero mi vida en Tampico".
Explica, "Tampico es un puerto relativamente joven, no tenemos ni un cuarto de siglo de existencia y eso nos dice lo que Tampico es y no es, notenemos un pasado épico, legendaria, aparentemente".

"Esta ciudad es extraordinaria, este puerto es asombro y desconcertante, si la gente vuelve atrás la vista de lo que Tampico es: decimos los tranvías; decimos la playa; los centros de diversión en termino de vida nocturna, no hablo de historia, queremos la ciudad viva, estamos hablando de la segunda mitad del siglo 20, los comercios que ya no existen, restoranes, las zapaterías que había... clubes sociales, cantinas, lady's bar, los cines, haba muchos, estamos en uno" comenta aludiendo al café en el que estamos que en el siglo pasado fue el cine Plaza.

"A mi ciudad le debo la vida, y la escritura, y ésta es una buena manera de irle devolviendo un poquito al puerto, recuperar algunos rastros de su memoria cotidiana y su gente. Muchos le han tomado todo y no le devuelve nada, mucha gente viene buscando el 'por' y no el 'para', a veces consiguen lo que quieren y se larga.

Es un rasgo fundamental de Tampico de esta ciudad mercantil, que es su origen, el comercio, la ganancia de la gente, es eso me molesta mucho, que la gente se vuelve mezquina, la gente no ama Tampico y yo quiere que quieran tantito a Tampico y para querer a alguien la manera es conocerlo y sentir alguito por tu pueblo.

¿Identidad? Pregunto.
Recuperar la identidad, no quise decirlo al principio porque era muy pretensioso, pero es eso, tomarla como legítima, con alegría.