Chanel y Urtext promueven la música de Mélanie Bonis

En el álbum 'Musique de chambre avec flûte' participan Jean-Michel Varache, Jerôme Granjon, Anne Copéry y Saskia Lethiec.
Mélanie con sus hijos Jeanne, Edouard, Alfred y la abuela Mangin (1892).
Mélanie con sus hijos Jeanne, Edouard, Alfred y la abuela Mangin (1892). (Fundación Mel Bonis )

México

Bénédicte Demeulenaere, productora ejecutiva de Musique de chambre avec flûte (Urtext, 2014), afirma que "grabar en disco una parte de la obra de Mel Bonis, en un sello extranjero, es la extraña felicidad de hacer viajar una secuencia del patrominio musical francés".

Tal privilegio se lo ha ganado la flautista Marisa Canales, directora artística de Urtext, quien con con la participación del flautista Jean-Michel Varache, el pianista Jerôme Granjon, la violonchelista Anne Copéry y la violinista Saskia Lethiec grabó algunas obras de cámara de Mélanie Bonis (1858-1937), quien usó su nombre masculinizado por los prejuicios de la época.

La compañía Chanel mostró interés por hacer un producto especial con la música de Bonis, quien fue amiga de Coco Chanel. Sus directivos decidieron editar 500 ejemplares, que se volvieron un regalo exlusivo, al tiempo que permitieron a Urtext publicar una edición comercial, dice Canales en entrevista. "De hecho ni siquiera nos permitieron poner nuestro logo en su disco porque para ellos la marca Chanel es exclusivamente moda y perfumes, pero nos permitieron editarlo. Ellos financiaron casi el 75 por ciento de la grabación."

Mélanie Bonis empieza a ser reconocida en Francia y en el mundo, aunque todavía son pocas las grabaciones de sus obras. Musique de chambre avec flûte, se lee en las notas del disco, "tiene por objeto ayudar a llenar este vacío mediante la grabación de sus obras de cámara, compuestas entre 1900 y 1930."

Canales cuenta que el proyecto inició cuando Jean-Michel Varache, su maestro cuando estudió en Versalles, le llamó de Europa para decirle que acababa de descubrir una compositora maravillosa, de la que conocía algunas obras de música de cámara, pero no su trabajo para flauta. "La calidad de la sonata para flauta es del calibre de las grandes sonatas románticas de esa época, como las de Carl Reinecke, César Franck y de Francis Poulenc", le comentó Varache.

A partir de esa sonata, encontró otras obras que resultaron unas joyas, agrega su discípula. "Bonis es una compositora con una formación implecable: estudió con Vincent d'Indy, fue compañera de clase de Claude Debussy. En fin, estamos hablando de la gran tradición francesa. El proyecto se volvió más emocionante, pues al revistar el espistolario de la compositora, se advierte que era amiga de Coco Chanel. Se trata de dos mujeres muy modernas para su tiempo que fueron famosas."

El disco es una pieza clave para difundir el legado de Bonis, sobre todo el material para flauta, asegura Canales. "Ya existe un par de discos con música para piano solo y para violín, pero el repertorio para flauta simplemente no se conocía. Se puede decir que el disco es un capricho mío, porque le tengo un cariño entrañable a quien fue mi maestro y porque la música es de una calidad espectacular."

La productora asegura que cuando los músicos se acercaron a proponer el álbum a las disqueras en Francia, fue ignorado. "Cuando Urtext se interesó y se empezó a hablar de la grabación en los periódicos, entonces sí querían editarlo, pero los músicos dijeron que no porque fue Urtext quien se interesó desde el principio. Es una pena que estemos dando a conocer obras que son un tesoro nacional francés a través de una disquera mexicana, pero Urtext tiene distribución internacional a través de Naxos. El profesionalismo con el que se hizo la grabación, la producción y la posproducción es equiparable a lo que se hubiera hecho en una disquera francesa."

Marisa Canales, quien tiene planes de tocar la sonata de Bonis y otras obras en México en otoño del próximo año, asegura que "sus obras tienen esa misma sensibilidad, refinamiento y estilo de su compañero de clase, Debussy. Su factura es impecable desde el punto de vista de la arquitectura musical. La sonata para flauta es un gran monumento para la música de este instrumento en la tradición francesa."