Mariana Castillo Deball, la artista que investiga al mundo

Mariana Castillo Deball es, hasta el momento, la única artista mexicana seleccionada para participar en la 32° Bienal de Sao Paulo, la segunda más antigua del mundo después de la de Venecia.

Ciudad de México

Mariana Castillo Deball es la única artista mexicana seleccionada para participar en la 32° Bienal de Sao Paulo, la segunda más antigua del mundo después de la de Venecia, y cuyo tema es la "Incerteza viva".

El tema toma como punto de partida el concepto del caos y el desorden, presente en otras disciplinas como las matemáticas o la biología, para hacer una reflexión de la vida contemporánea y de cómo el arte ofrece alternativas y especulaciones para vivir en la incertidumbre.

Esa idea del arte como generador de conocimiento está presente en la obra de Castillo Deball, quien fue invitada a participar en la bienal por el curador alemán, Jochen Volz, pues su obra está ligada al tema de la bienal.

Ella usa una metodología, una pregunta de investigación que permite la colaboración de otras disciplinas como la antropología, la historia, la sociología o la filosofía para generar una respuesta, que cobra forma en una obra de arte.

"Cada vez que hago una exposición trato de fundamentar un pregunta", dice la artista en entrevista con Milenio.

Su exposición ¿Quién medirá el espacio, quién me dirá el momento?, presentada en el 2015 en el Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca, en el Museo Regional de Arte Contemporáneo Languedoc-Roussillon de Francia y en la Galería Barbara Wien en Berlín, surge de la pregunta: ¿cómo contar la historia del universo en cien años? ¿Cómo contar la historia del universo en un día?

El resultado es una serie de columnas de cerámica, creadas en colaboración con el taller Coatlicue de Atzompa, con diferentes diseños y dibujos que hacen converger diferentes periodos históricos en un sólo espacio y en una sola pieza. El proyecto cuestiona el estatismo para enfatizar como la arqueología y la historia adquiere otro significado en el presente.

Las columnas mezclan patrones prehispánicos con elementos contemporáneos. Así, una columna que pareciera estar hecha de engranes contrasta con una que incorpora a una mujer con un huipil, vasijas y un perro.

Las esculturas estuvieron acompañadas de la publicación de la revista de investigación colaborativa y antropológica Ixiptla, volumen 3, y que hace explícito su proceso creador y agrega información de carácter antropológico, arqueológico y artístico de especialistas, que de alguna manera, sirve de base teórica para la obra.

Nacida en la Ciudad de México en 1975, estudió Artes Visuales en la Escuela Nacional de Artes Plásticas de la UNAM porque buscaba una forma de combinar diferentes disciplinas para dar cabida a sus intereses. Esa búsqueda es la que la lleva a Europa, primero a Holanda para estudiar en la Jan van Eyck Academie y después a Alemania, donde reside actualmente.

Cada exposición, cada proyecto tiene una pregunta que le da sentido, de ahí que sus proyectos sean tan largos, pues van creciendo a lo largo de los años con colaboraciones museísticas, científicas, sus propios intereses y el resultado de sus investigaciones.

Ella no cree que el arte tenga un objetivo, sin embargo busca mostrar en su obra una visión caleidoscópica del mundo, las diferentes formas de percibir la realidad y los distintos mundos que la componen.

"Habitamos en un lugar y espacio, tenemos una manera de percibirlo y de estar en el mundo. Me interesa un visión caleidoscópica, que se den cuenta que hay otras maneras de percibir al mundo", dice Castillo Deball.

Su obra para la 32°Bienal de Sao Paulo aún está en proceso y se exhibirá del 10 de septiembre al 11 de diciembre de 2016 en esa ciudad.

Los 90 artistas que participarán en la bienal son jóvenes, la mayoría de ellos nacidos durante la década de los 70 y fueron elegidos por su propuesta artística que compagina con el tema de la bienal.