Marcos Chicot exhibe la manipulación en su novela 'La hermandad'

La novela está integrada por dos historias que ocurren en diferentes épocas. La primera sucede en Cartago en el año 507 a.C., y la otra ocurre en el Madrid actual.
En su libro vincula dos épocas muy distintas.
En su libro vincula dos épocas muy distintas. (Especial)

México

Marcos Chicot es psicólogo clínico y economista, profesiones de las cuales podría vivir muy bien; sin embargo, un buen día quiso dejar todo para dedicarse a la escritura, de donde surgió la novela El asesinato de Pitágoras, de la que se han vendido alrededor de 200 mil ejemplares en todo el mundo, lo que se convirtió en un reto para su más reciente publicación, La hermandad (Duomo Ediciones).

"Soy una persona que se marca retos, desafíos que me motiven. Lo más difícil que se me ocurre es lo que más me motiva; de hecho, la propia escritura de El asesinato de Pitágoras fue una temeridad", cuenta el narrador español en entrevista vía telefónica, en la que confiesa que el éxito en ventas de su primer libro se convirtió en un aliciente para el segundo, no tanto en un obstáculo.

"En cualquier caso, si bien es cierto que después de cerrar en mi cabeza las ideas de El asesinato de Pitágoras, a la hora de plantearme cuál era la siguiente novela sobre la que habría de escribir, recordé un dicho que se dice siempre en el mercado editorial: 'Cuando tienes éxito con una novela, debes escribir siempre la misma novela'. Pero no quise hacer eso, porque para mí es un gran placer la escritura y para que me apasione debo estar aprendiendo".

La novela está integrada por dos historias que ocurren en diferentes épocas. La primera sucede en Cartago en el año 507 a.C., y la otra ocurre en el Madrid actual; en una, Ariadna y Akenón han formado una familia, viven en Cartago, tienen un hijo de dos años y Ariadna disfruta de su segundo embarazo; en la otra, los personajes principales son Elena y Daniel, quienes se conocen en la mayor organización de mentes superdotadas del mundo.

Con La hermandad, Marcos Chicot se planteó un doble reto: por un lado abordar temas nuevos, de forma entretenida y bien documentada, acerca de temas muy actuales de la ciencia, pero siempre desde un punto de vista riguroso —"soy psicólogo clínico y tengo 20 años investigando sobre el cerebro y la mente", explica el literato—, y, por otros, mezclar el pasado y el presente de forma que las dos épocas estuvieran equilibradas, "que no se comiera una a la otra".

"Intento utilizar la literatura como medio de expresión, pero también de difusión de ideas. En esta ocasión, una de las ideas centrales es el tema de la manipulación, de la manipulación que ejercen unas personas, con más capacidad o más conciencia, sobre otras".

De acuerdo con el escritor español, vivimos un tiempo en que todos estamos expuestos a la manipulación, lo mismo a
través de un comercial y del mensaje de un político. Incluso las campañas de las grandes empresas, comerciales o políticas siempre tienen detrás equipos de psicólogos que lo que hacen es diseñar campañas para tener el mayor efecto manipulativo, "no para contarte la verdad y que tú ponderes los elementos que te está mostrando".

"En La hermandad presento la manipulación en su posibilidad más extrema, porque creo que en los extremos es donde los temas resultan más ilustrativos, siempre con el objetivo de difundir algunas ideas, pero con la premisa de que debe resultar entretenido, que lo aprendido y las reflexiones que surjan se den sin ningún esfuerzo", a decir de Marcos Chicot.