Marco Zapata rendirá tributo al compositor Chava Flores

El cantautor y musicólogo cantará temas como "El gato viudo" o "El bautizo de Cheto" para recordar a uno de los cronistas más lúcidos de la ciudad.
Salvador Flores Rivera.
Salvador Flores Rivera. (Especial)

Temas como “El gato viudo”, “El bautizo de Cheto” o “La casa de Lupe”, podrán ser escuchadas el próximo sábado en la voz del cantautor y musicólogo Marco Zapata, en un concierto tributo a Chava Flores (1920-1987), uno de los cronistas más lúcidos de esta ciudad.

El recital tendrá lugar en el Centro Cultural Hojas de Té, a unos días del aniversario luctuoso del compositor de “Mi méxico de ayer”, que será el próximo 5 de agosto, y en el marco de su 95 aniversario de nacimiento, que se cumplió este 2015.

El objetivo del musicólogo es llevar al público por ese México que tan bien supo retratar Flores en sus letras llenas de humor, ironía y crítica social.

Zapata es un conversador y músico, amplio conocedor de la discografía de este emblemático compositor, entre la cual destacan temas como “La tiendita de mi pueblo”, “Llegaron los gorrones”, “Pobre Ton” y de las más sonadas “Peso sobre peso”.

Este repaso por la música de Flores le permitirá redimensionar la figura del creador de sui géneris y entrañables personajes como Escolapia, Espergencia, Bartola, Cleto y tantos más que seguramente desfilarán por la memoria de la audiencia.

La cita es en Hojas de Té, espacio que entre cuyas directrices está ir a las fuentes de músicas fundamentales y que laten en el imaginario popular, y que se ubica en el número 7 de la calle de Oslo, en la colonia Juárez.

Salvador “Chava” Flores, oriundo del barrio de La Merced, donde nació el 14 de enero de 1920, fue ante todo un trabajador incansable que desempeñó diversos oficios para subsistir, recorriendo barrios, calles y colonias que le permitieron conocer de cabo a rabo la metrópoli y le fueron dejando un cúmulo de vivencias que posteriormente plasmaría en divertidas canciones.

Sus primeras grabaciones fueron “Dos horas de balazos” y “La Tertulia” y datan de 1952. En total grabó siete discos; también actuó en carpas y cabarets antes de incursionar en el cine, donde filmó siete películas, alcanzando fama en México, Estados Unidos y países de América Latina.

Se mudó a Morelia, Michoacán, en 1983 y allí permaneció hasta 1987, cuando un problema de salud lo trajo de vuelta a la capital mexicana, donde murió el 5 de agosto de 1987.