Por culpa de una hernia nació el "Mapa del Libro Humano"

El escritor lagunero, Gilberto Prado Galán, presentó su nueva creación literaria en el marco del Festival de la Palabra Laguna, en el anexo del Teatro Isauro Martínez.
El libro se compone de ensayos que se conjugan con poesía.
El libro se compone de ensayos que se conjugan con poesía. (Martín Piña)

Torreón, Coahuila

De brillante currículum, el escritor lagunero, Gilberto Prado Galán, incursionó en los abisales interiores y en los poéticos exteriores del cuerpo humano por curiosidad. Todo a causa de una hernia.

A raíz de esa enfermedad en la que tuvo que padecer bajar 14 kilos, los que ha ido recuperando, para ser operado, porque los doctores le dijeron que "estaba muy gordo", le dio curiosidad saber que había al interior, pero comenzando desde fuera de esta armadura que nos contiene: el cuerpo.

"Mapa del Libro Humano", bajo la edición de "Arteletra", el libro que resultó fue presentado en el anexo del Teatro Isauro Martínez, esta tarde, en el marco del Festival de la Palabra Laguna, ante "familiares y amigos", dijo Gilberto y de la mano de Julio César Félix.

El resto de lo que está al interior, lo narra en un recorrido psíquico del cuerpo humano, a partir de la hernia.

El libro se compone de ensayos que se conjugan con poesía, sobre todo en la primera parte del libro denominada "Extramuros", acerca del exterior. En la segunda parte, que va sobre todo eso que posiblemente nunca lleguemos a ver de nosotros mismos, es nombrada "Intramuros".

Se siguió una dinámica diversa a la tradicional en el ámbito de la presentación de libros, pues Julio César Félix entabló una especie de charla con Gilberto Prado.

"El libro tiene una parte germinal que aparece en 'Fragmentos del Asombro', un libro previo que se desprende de un verso de Neruda '[...] somos fragmentos del asombro [...]', algunos de los que se retoman en este nuevo libro", dijo Prado Galán.

Entre sus intenciones, está darle su lugar al hígado tan vilipendiado y al que se le atribuían tantas cosas como la bilis y altamente castigado en el boxeo, también al corazón que ha sido ensalzado pero es un músculo que actúa de forma involuntaria y que per se, no tiene mucho que ver con el amor, aunque muy útil.

Parte importante del libro habla sobre la vindicación de la boca, de las partes más poéticas del libro, que es tan diversa como la misma raza humana.

Dijo que es de las partes que más trabajan y que sirve para muchas, muchas cosas, pero que nos puede meter en muchos problemas.

Para Prado Galán no fue tan posible interpretar de forma poética la parte de "Intramuros", de los órganos internos. Son pasadizos a los que no nos gustaría llegar porque no es algo que usualmente se dé a conocer.

"Eso para mí es una inquietud muy grande, porque de eso estamos conformados. Nos aterraría ver cómo funciona nuestro cerebro. Nos infartaríamos al ver nuestro corazón trabajar".