Mamut recorre México con sus guardianes

El espécimen, que se compone de 132 piezas, fue encontrado en 1995 en el Estado de México.
Supera los 10 mil años de edad.
Supera los 10 mil años de edad. (Gustavo Mendoza Lemus)

Monterrey

Dos jóvenes son quienes protegen a un mamut de seis metros de altura. Carlos Contreras y Braulio Cortés vienen desde el Estado de México custodiando los restos fósiles del mamífero prehistórico, compuesto por 132 piezas y convirtiéndolo así en uno de los más completos de México.

Este espécimen es el atractivo principal del Centro Comunitario Casa Morelos, ubicado en Ecatepec, y de donde se rescataron los fósiles del mamut en 1995.

Tras exhibirse en Querétaro y en Acapulco, el monumental esqueleto llega a Monterrey para ser el principal atractivo de la exposición Extinción. El universo de la paleontología en el noreste, que abrirá el 30 de abril en el Museo Regional El Obispado.

Carlos y Braulio forman parte del equipo que armó por primera vez al espécimen, un rompecabezas donde el peso de las piezas oscila entre los 80 kilos (un hueso de la pierna) hasta la media tonelada que pesa el cráneo.

“Es el esqueleto más estético y más completo de todo el país”, afirma Carlos Contreras, museógrafo proyectista de Centro Comunitario Casa Morelos.

Ellos han estado cuidando de la pieza desde que se armó por primera vez para una exposición en Silao, Guanajuato, en el 2010.

EL RESCATE

La historia se remonta a 1995, cuando un vecino estaba construyendo la cisterna en la colonia Ejidos de San Cristóbal, Ecatepec. Se da aviso al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) para rescatar pieza por pieza.

Después de estudios y la consolidación de los fósiles, se estableció que su antigüedad oscilaba en los 10 mil 500 años.

Fue hasta hace cinco años cuando se monta armado por completo convirtiéndose así en el espécimen más completo de todo México.

Armar esta estructura es como hacer un rompecabezas. Ninguno de los huesos tiene perforaciones y las piezas se empotran una por una, descansando el peso de un fósil sobre otro.

“Entre cuatro personas se puede cargar una pierna, ya con el cráneo utilizamos con un polipasto”, refiere Braulio Cortés, encargado de colecciones en Casa Morelos.

En cinco años, los jóvenes han custodiado la integridad de los fósiles, pero también han dado información a la comunidad de Ecatepec.