Maestros con M de mediocre

Ahora que se dio el choque entre sindicatos de maestros en Oaxaca, el gobernador Gabino Cué, en sintonía con la sección 22, advirtió que los estudios realizados con la sección 59 no tendrían ...
Los padres de familia están a la espera de los maestros de la CNTE
(Óscar Rodríguez)

Ciudad de México

La frase implica algo absurdo. Un niño que resuelva perfectamente los problemas matemáticos de un examen, redacte sin faltas de ortografía, narre con claridad todo lo relevante sobre la historia de México y tenga buena noción de sus derechos como ciudadano habría de repetir el año porque acumuló dichos conocimientos bajo los auspicios de un sindicato non grato.

Es también un llamado a la ignorancia, pues le dice a los niños: Mejor ni se esfuercen, criaturas, porque no les vamos a valer nada. Más vale iletrado con la 22 que docto con la 59.

Es, a fin de cuentas, el derecho que se toma el Estado para supuestamente educarnos. Para decir qué, cuándo y cómo aprendemos. Pero bien sabemos que el Estado ha reprobado en su intento, sincero o no, de impartir educación.

Ya no se trata de sindicatos ni de maestros, ni siquiera de escuelas. Sino de cuán obsoleta es la idea de arrear a un grupo de alumnos, encerrarlos con un maestro y dividir el día en asignaturas como Español, Matemáticas, Historia, Geografía y Ciencias.

Los propios especialistas en educación, al menos los que asesoran a la SEP, son dignos de reprobación. Basta ver los libros de texto para darse cuenta de que esperan muy poco de los alumnos. El sistema está hecho para la mediocrización, para valorar más la obediencia que la creatividad.

Un amigo mío educó a su hijo desde los pañales. Le declamaba poemas del Siglo de Oro. En vez de tonterías de Walt Disney, se sentaba con él a ver álbumes de grandes artistas plásticos. Escuchaban música clásica. Resolvían problemas de lógica.

Pero cometió el error de mandarlo a la escuela cuando cumplió seis años. El pobre niño vivía regañado por sus maestras, castigado. Se aburría infinitamente. Nadie le respondía sus preguntas, pues no eran "para su edad". Una vez llamaron al padre porque el niño decía cosas muy feas, y el padre les explicó que se trataba de un poema de Góngora. Terminaron enviándolo con un sicólogo.

En otras épocas el niño habría sido un genio. Hoy fue un desadaptado.

Y es que hoy no hay que correr sino andar al paso de todos. Se silencian los solistas porque el villancico más simplón se canta en coro. En vez de utilizar un modelo científico, la educación se ha empeñado en seguir fórmulas que conducen a la mediocridad.

Con el método científico, la cosa funcionaría con cuatro sencillos pasos:

Seleccionar a cien sujetos de inteligencia y cultura sobresaliente.Rastrear las actividades y, sobre todo, las lecturas que los convirtieron en lo que son, tomando en cuenta a qué edad hicieron y leyeron cada cosa.Formar una antología de dichos procesos y lecturas.Recetarla a los niños con mínima intervención de los maestros.

Eso se hace en el deporte y en los negocios: copiar las mejores prácticas. Por ahí tiene que venir cualquier reforma educativa. ¿Para qué echarle aceite a una máquina desbielada? La escuela debe transformarse desde su raíz. Ninguna educación va a funcionar si se pone al maestro en el centro y al libro en la periferia.

La mediocridad requiere maestros; la excelencia necesita lecturas.