Convence el doloroso castigo al deshonor de Madama Butterfly

Resaltó la estética oriental con acuarelas vivientes, aunque hubo falla del aire acondicionado y los subtítulos al final del primer acto.
El montaje dirigido por Ragnar Conde integró un elemento artístico interactivo a la escenografía de estética oriental.
El montaje dirigido por Ragnar Conde integró un elemento artístico interactivo a la escenografía de estética oriental. (Arllete Solano)

Guadalajara

La rusa Svetlana Aksenova, en la interpretación de Madama Butterfly o Cio-Cio San, arrasó con el reconocimiento del público en la conmovedora historia de una geisha que enfrenta el repudio de su cultura nipona tras contraer nupcias con un teniente estadunidense que le roba el honor al abandonarla a ella y a su pequeño hijo. Con música de Giacomo Puccini, la Orquesta Filarmónica de Jalisco estrenó este domingo su segunda temporada de ópera en el Teatro Degollado.

El montaje dirigido por Ragnar Conde integró un elemento artístico interactivo a la escenografía de estética oriental, pues las dos grandes puertas shoji fueron también lienzo donde cinco artistas dibujaron la espera y el dolor con tinta china. Esa misma pantalla se tiñó de rojo cuando Butterfly se quitó la vida tras el engaño de B.F Pinkerton interpretado por James Valenti.

Esto frente a Dolore, su pequeño hijo cuyo papel lo realizó Iker Alonso Quintero, un niño de tres años de edad que pisó el escenario por primera ocasión y dejó huella. “En cuanto le dije ‘vas a salir’ le quitaron el chupón y entró a escena. Es un niño que estoy prácticamente segura que se va a dedicar a esto”, dijo Mariana Medina, asistente de dirección, quien con una década en el ámbito se vio sorprendida al igual que el público por su tierna presencia y el desenvolvimiento en escena.

La ópera Madama Butterfly ofrecerá tres funciones más el 25 y 27 de noviembre a las 20:00 horas y el 29 de noviembre a las 18:00 horas.