'Madama Butterfly' y 'Così fan tutte' en el Lunario

"Las artes crean mejores seres humanos; la gente que crece con música en su hogar raramente se va a inclinar a la violencia", dice Irasema Terrazas.
La soprano y el tenor Dante Alcalá protagonizarán una ópera de Mozart.
La soprano y el tenor Dante Alcalá protagonizarán una ópera de Mozart. (Xavier Quirarte )

Ciudad de México

Alguna vez Platón afirmó: "Yo enseñaría música, física y filosofía a los niños, pero música fundamentalmente, porque los patrones en la música, y en todas las artes, son las llaves del conocimiento". La soprano Irasema Terrazas recibió estas llaves desde pequeña, y con ellas ha abierto muchas puertas en el terreno de la ópera. Ahora las comparte con nuevas generaciones.

A los cinco o seis años, su padre la llevaba a conciertos sinfónicos, y ella recuerda que "algunas obras me atrapaban, aunque algunas no, hasta me hacían cabecear. Pero yo le agradezco infinitamente, porque él sabía que aunque yo cabeceara, de todas formas algo se me estaba quedando. A esa edad me llamaba mucho atención ver a las orquestas en vivo, y yo le preguntaba por los instrumentos y él me decía 'este es el chelo, aquella la flauta...'.

Ingresé a la Escuela de Bellas Artes del Estado de México para aprender el violín. Me metí de lleno en la música y jamás dudé en la vida, porque tuve una adolescencia en la que no me dio fiebre por grupos pop o algo así. Tuve muchos ejemplos musicales por seguir y los cuales me llenaban de gozo".

Una historia similar podría gestarse en algunos de los pequeños que asistan al ciclo de Ópera para Niños que Arpegio Producciones presentará en el Lunario del Auditorio Nacional por quinto año consecutivo. Además de la reposición de Madama Butterfly, de Puccini, con marionetas japonesas y cantantes de ópera en vivo, que se presentará los domingos dos y nueve de marzo, se estrenará Così fan tutte, de Mozart, con Irasema Terrazas y Dante Alcalá, con funciones los domingos 23 y 30 de marzo, a las 13:00 horas.

La cantante relata que al final de las presentaciones "se me han acercado mucho niños. En particular recuerdo a una pequeña que me dijo que quería ser cantante, idea que ojalá se desarrolle con el paso del tiempo. Eso me conmueve mucho, porque quiere decir que lo que estamos haciendo en el escenario importa. Quiere decir que algo se les queda los niños que asisten, ya sea mucho o poco, dependiendo de la inclinación natural de cada quien y de factores como la educación o lo que escuchen en casa".

Sin conocerlos, los niños quieren tomarse fotos con los cantantes: "Ellos van a un concierto de ópera y lo que los acerca a nosotros es algo auténtico, surgido de un embeleso musical o de algo que tocó una fibra creativa en ellos. Esto me da una satisfacción inmensa, sobre todo ahora que soy mamá, porque me importa más que hace 10 años, cuando estaba más concentrada en hacer la propia carrera".

Con una experiencia que la ha llevado de la ópera a la opereta y la zarzuela, del oratorio a la música sinfónica, así como al doblaje, el teatro y la enseñanza, ahora la cantante quiere compartir su arte a través de programas como Ópera para Niños. Socialmente, explica, "esto es importantísimo porque las artes crean mejores seres humanos. La gente que crece con música en su hogar raramente se va a inclinar a la violencia o al no trabajo. La música provoca una productividad en los seres humanos porque echa a andar el cerebro, crea conexiones no conocidas, lo que está científicamente comprobado".

Al preguntarle qué les diría a los niños y a quienes no conocen la ópera a fin de atraerlos, Irasema Terrazas responde: "Es una expresión escénica completa: incluye canto, música, por supuesto, en ocasiones danza, teatro, marionetas —como en el caso de Madama Butterfly—, así que es una expresión completa. Siento yo que es una extensión del habla, una extensión de la expresión creativa; no se extrae de ninguna otra clase de expresión teatral o musical. Si los niños empiezan a escuchar ópera desde pequeños será una expresión totalmente natural, no les parecerá una manera 'truqueada' de cantar o algo manierista. Simplemente les parecerá natural".