Madama Butterfly se posa en el Degollado

Provista de múltiples elementos minimalistas la ópera podrá disfrutarse en cuatro funciones a partir de hoy.

Guadalajara

El Teatro Degollado cierra su temporada de ópera 2015 con Madama Butterfly, la ópera de Giacomo Puccini, que se presenta a partir de hoy con un puñado de solistas, El Coro del Estado y la Orquesta Filarmónica de Jalisco (OFJ), dirigida por Marco Parisotto, mientras que la dirección de escenografía corre a cargo de Ragnar Conde.

La obra está protagonizada por la soprano Svetlana Aksenova que representa a Cio-Cio San, James Valenti, tenor interpreta a B. F. Pinkerton, Cassandra Zoé Velasco, mezzosoprano, a Suzuki, el tenor César Delgado a Goro y el barítono Armando Noguera a Sharpless.

Este drama lírico en tres actos de Giacomo Puccini narra la historia de Cio-Cio-San (Madama Butterfly), una geisha de Nagasaki que se enamora de un oficial de la marina norteamericana, B. F. Pinkerton.

De acuerdo a Ragnar Conde, Director de Escena, se trata de un montaje minimalista, lleno de elementos japoneses: "Con pocos elementos estamos reflejando los rasgos característicos de una gran cultura". Además, el diseño del montaje ofrece al público una obra "muy conmovedora": "es una ópera que te sacude (...) nos ha puesto la piel china en los ensayos, no me quiero imaginar cuando esté completa", dice y agrega que ha sido un montaje express, la ópera por lo general toma cinco semanas en montarse y en esta ocasión la montamos en una semana, pero afortunadamente contamos con un elenco que la ha hecho tantas veces que fue muy fácil ensamblarlo, "lo difícil fue homogeneizar los distintos conceptos que tenemos, porque cada quien tiene una visión propia", comenta y agrega que mucha de la inspiración viene de las acuarelas japonesas, y los pictogramas que con muy pocas líneas representan un espacio. Para las proyecciones, el punto fue partir específicamente de la estética de estas acuarelas (...) los artistas que estaban diseñando las proyecciones crearon una manera de hacerlo en vivo, entonces ellos , que son cuatro, van a estar pintando las acuarelas y estas se van a estar proyectando sobre las paredes de la casa de Madama Butterfly.

La escenografía consta de una plataforma y atrás están estas grandes paredes de estilo japonés pero que al mismo sirven como pantalla y que tiene una retícula que cambia de dimensiones dependiendo de la obra. También la estética del vestuario es muy sencilla. "El mayor reto fue el tiempo para montar (...) el tiempo nos puso a todos contra reloj, sin embargo eso no ha demeritado en lo más mínimo la calidad de la misma", explica Conde y destaca que el segundo acto es su favorito ya que "requiere un trabajo actoral muy complejo, lo sostienen todo el tiempo Madama Butterfly y Suzuki, son casi 50 minutos de actuación y canto contínuos (...) además las escenas tienen muchos matices, te traen como montaña rusa. En cambio el tercero es devastador".

El director de escena comenta que el más pequeño intérprete tiene tres años, hace el papel del hijo de Cio-Cio-San, y "hace un papel maravilloso. A pesar de que la ópera está en italiano y tenemos subtitulaje, las escenas se van volviendo tan claras que no es necesario". La obra se presenta los días 22 y 29 de noviembre a las 18:00 horas y el 25 y 27 de noviembre a las 20:00 horas en el Teatro Degollado. La entrada tiene un costo que va de los 100 a los 600 pesos.

Con información de: Perla Gómez