MXCB, por la reivindicación del ballet contemporáneo

Los días 27 y 28 de junio la compañía presentará sus propuestas coreográficas; tendrá como invitado al bailarín cubano Harold Quintero.
Un bailarín de la compañía Mexico City Ballet (MXCB).
Un bailarín de la compañía Mexico City Ballet (MXCB).

México

Cuando se habla de danza en México, es fácil que el público identifique el ballet folklórico que existe en nuestro país, o que se remita a la interpretación de grandes obras de ballet clásico. La danza contemporánea es un estilo que no ha logrado consolidar un público amplio y constante.

Mexico City Ballet (MXCB) es una compañía de ballet contemporáneo fundada a mediados de 2012 debido a la inquietud de un grupo de bailarines que en su mayoría pertenecían a la Compañía Nacional de Danza (CND), con la idea de crear un proyecto con un repertorio diferente.

MXCB busca ser un referente en cuanto a creación e interpretación de ballet contemporáneo. El sábado 27 y domingo 28 de junio presentarán su segunda gala en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris, en donde ofrecerán tres coreografías que prometen, según su director, Jasmany Hernández, una gran calidad dancística.

En entrevista con MILENIO, los integrantes de MXCB hablaron sobre su propuesta y las dificultades por las que atraviesa la danza en nuestro país.

“En México, a los bailarines de la rama contemporánea nos pueden tachar un poco porque siempre ha habido una división muy marcada entre bailarines clásicos y contemporáneos. En el caso del ballet contemporáneo, la línea es muy delgada porque se puede bailar dentro de las dos corrientes; sin embargo, en México no se está dando mucho”, comentó Yasmín Barragán, coreógrafa residente de la compañía.

Para la coreógrafa, existe un gran retraso en México en cuanto a ballet contemporáneo: “Es necesario empezar a generar este tipo de danza para enriquecer la formación de los bailarines, para que vean que no solo existen clásicos como Giselle y que hablar de danza contemporánea no es solo tirarse en el piso. Hay un punto medio en el que se puede bailar sin tener que hacer 32 fouettés, algo que no es tan rígido como la danza clásica y que, sin embargo, puedes bailar para ser parte de una gran compañía”.

Una de las coreografías que se presentarán en la Gala 2015 es Prisma, creación de Barragán, un conjunto de movimientos que culminan en una explosión de música y color. La obra cuenta con música original del cubano José Gavilondo Peón, y será interpretada en vivo durante el espectáculo.

La propuesta de MXCB es la creación de nuevo repertorio de ballet contemporáneo, “en donde los bailarines demuestran su plasticidad y cómo pueden llegar al máximo desempeño. Hay repertorios que se vuelven tradición, pero se necesita obra nueva para formar nuevos públicos”.

Uno de los factores que Barragán considera de importancia para lograr el auge del ballet contemporáneo es seguir los modelos de trabajo que se están dando en otras partes del mundo, en el que se permite a los jóvenes bailarines realizar trabajo coreográfico.

Por su parte, Jasmany Hernández comentó que existe un circuito muy cerrado en el ámbito dancístico: “Nosotros, como compañía independiente, estamos tratando de insertarnos en este circuito por medio de becas, muchas de ellas lanzadas por Conaculta o instituciones gubernamentales, pero nos damos cuenta de que en muchas ocasiones no hay pluralidad en su otorgamiento, en el que la repetición es un factor común”.

A pesar de las condiciones que enfrentan como compañía, MXCB busca ofrecer al público elementos que puedan enriquecer sus presentaciones, en esta ocasión también con el estreno de Umbral, un video-danza en donde se muestra de manera integral el trabajo de estudio que se hace en la compañía, y con el que se pretende atraer nuevos públicos a través de las redes sociales y festivales multimedia.

Una de las características de MXCB es invitar a bailarines de una trayectoria consolidada y con formación clásica. En esta ocasión, uno de los invitados es Harold Quintero, quien, tras una polémica salida de la CND, viajó a Alemania hace tres años para convertirse en primer bailarín del Ballet de la Ópera de Dortmund. Dentro de la gala se tiene preparado un número sorpresa con la interpretación de una reconocida obra del repertorio que actualmente desempeña en Alemania.

El cubano comentó que tras su partida de México ha tenido la oportunidad de indagar mucho más en la danza contemporánea: “En Europa, en cada ciudad hay una compañía de ballet, lo que permite una mayor interacción entre bailarines y coreógrafos jóvenes que tienen la oportunidad de crear. Además, se trata a los bailarines como profesionales y no todavía como estudiantes. Hace falta tener más confianza en los bailarines de México”.