MHM mejorará condición de obras con iluminación

El espacio, que este año celebra su 20 aniversario, sustituirá sus lámparas tradicionales por LED, lo que le permitirá mantener exhibiciones por una temporada mayor, disminuyendo el daño causado ...
O Las salas de exposiciones temporales y permanentes siguen abiertas pese a los trabajos.
Las salas de exposiciones temporales y permanentes siguen abiertas pese a los trabajos. (Cortesía Museo de Historia Mexicana)

Monterrey

Debido a la necesidad de buscar un enfoque sustentable, así como generar mecanismos de preservación de su patrimonio cultural, los museos optan cada vez más por el cambio de iluminación halógena a luz LED.

Aunque las bombillas de bajo consumo eléctrico tienen más de 30 años de existir, los museos empezaron a sustituir los sistemas de iluminación tradicional hace una década. Incluso un museo de talla internacional como el Louvre, de París, inició el cambio en 2010.

Más allá del ahorro de electricidad que supone el cambio de iluminación tradicional a focos LED (diodos emisores de luz), se ofrece una mejora en la apreciación y protección al patrimonio exhibido.

Desde finales del año pasado el Museo de Historia Mexicana  (MHM) está sustituyendo el sistema de iluminación en las salas Virreinato, Siglo XIX, Siglo XX y Madre Tierra, una tarea que prevé concluirse el 31 de marzo.

Claudia Ávila Sánchez, coordinadora de exposiciones, e Irma Méndez, jefa de colecciones del Museo de Historia Mexicana, explicaron a MILENIO Monterrey que el cambio será benéfico en dos vertientes: pues con la mejora en la atmósfera de iluminación en las salas habrá la posibilidad de extender el tiempo de exposición para piezas frágiles, como vestuario o documentos disminuyendo la probabilidad de dañarlos.

El cambio no sólo radica en las bombillas, refiere Claudia Ávila, pues también se ha sustituido toda la infraestructura eléctrica en salas ya que se trata del mismo cableado instalado hace 20 años.

“La luz dicroica (tradicional) además de generar calor museográficamente ofrece un espectro amarillento. Al hacer el cambio a LED se ofrece una luz blanca aunque hay que matizarla con algunos filtros para que no se convierta en blanca azulosa”, menciona Ávila.

Para el 2015 la Federación otorgó 10 millones de pesos para la actualización del museo, cambio que se da en el marco de su 20 aniversario.

La Sala de Exposiciones Temporales y Castas ya funcionan con luz LED.

LOS BENEFICIADOS

Las atmósferas en salas así como la prolongación en el tiempo de exhibición de piezas son los principales beneficios al cambio de luz LED, comentó Irma Méndez, jefa de colecciones.

Piezas como textiles y documentación antigua, así como los óleos son beneficiados al eliminarse la luz tradicional que genera calor y rayos ultravioletas.

“Se eliminan los rayos ultravioletas que emite la iluminación tradicional daña fibras, moléculas, altera colores, entonces ése es uno de los beneficios del cambio”, indica.

Sin embargo el principal cambio se vería reflejado en el consumo eléctrico, además de la sustitución de lámparas. Una bombilla halógena tenía una duración aproximada de cuatro a cinco meses, mientras que la LED prolonga su uso hasta en un año.

“Aún no tenemos una referencia directa sobre el ahorro en consumo eléctrico, aunque otros museos han reportado una reducción de hasta el 70 por ciento”, agrega Claudia Ávila.

Al culminar los trabajos en las áreas actuales, la sustitución de iluminación se trasladará a la sala de México Antiguo. Aquí se aprovechará la visita de comisarios del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) para hacer una revisión del material expuesto.

Aún y que la mayoría de estas piezas son de arcilla o piedra, también se verán beneficiadas con el cambio.

“En México Antiguo aunque muchas piezas son piedras o arcillas recordemos que tienen pigmentos naturales, entonces se va ayudar en ese aspecto”, comenta Méndez.

A pesar de los trabajos, tanto la Sala de Exposiciones Temporales como del área Permanente continúan abiertas al público.

:CLAVES

EL PROCESO

El MHM está sustituyendo el cableado y el sistema de iluminación en las salas Virreinato, Siglo XIX, Siglo XX y Madre Tierra; prevé finalizar el trabajo el 31 de marzo.

La visita de los delegados del INAH coincidirá con el cambio en la sala de México Antiguo, por lo que se aprovechará para pedirles una revisión de las piezas.

Para este año la Federación asignó 10 millones de pesos para la actualización del museo, la cual coincide con la celebración de sus 20 años.