Luto flamenco: murió Paco de Lucía

El innovador guitarrista de Algeciras incorporó instrumentos que luego se volvieron frecuentes en el estilo, tales como el cajón peruano y la flauta.
El género, decía el guitarrista, es una música que “nunca fue a la escuela, que viene de la emoción”.
El género, decía el guitarrista, es una música que “nunca fue a la escuela, que viene de la emoción”. (José Luis Roca/AFP)

México

Aunque una vez dijo en una entrevista que "la guitarra es una hija de puta" y que nunca se había reconciliado con ella, Paco de Lucía entabló con el instrumento un maridaje que solo terminó con su muerte. Mientras jugaba con su hijo Diego, de 10 años, en Tulum, Quintana Roo, el martes pasado, sufrió un infarto y falleció en un hospital local.

Tenía 66 años y una trayectoria que revolucionó el flamenco y lo puso en los grandes escenarios del mundo. Cuando hablaba con desprecio de la guitarra en esa entrevista, se refería al instrumento que a los más exigentes les parece indomable, rebelde. "La detesto —decía el músico que evidentemente la amaba más que a su vida—. Es como una relación de amor y odio, que a mí me hace polvo. ¡Cómo me gustaría encontrar algo que me permitiera no tocar más! O tocar, al menos, como los brasileños, tan relajados, o como se toca la guitarra clásica. La tensión del flamenco te machaca".

Esa tensión le permitió distinguirse de otros guitarristas, ser original. Iniciado en la guitarra a los siete años, fue un innovador que incorporó instrumentos que luego se volvieron frecuentes en el flamenco. En sus palabras suena sencillo, pero él sabía de su trascendencia: "Aquello fue partir de una guitarra para descubrir el cajón, meter una flauta, un saxo, montar un grupo totalmente original. No había precedentes. Creó la base para todos los conciertos de guitarra que se hacen hoy en día".

Francisco Sánchez Gómez —su nombre real— adquirió su mote artístico porque desde pequeño hacían referencia a "Paco, el de Lucía", es decir, el hijo de Lucía Gómez. A los 12 años, con su hermano Pepe, cantaor, ganó un concurso en Jerez y grabó su primer disco, y a fines de los sesenta deslumbró al mundo del flamenco con discos como La fabulosa guitarra de Paco de Lucía y Fantasía flamenca.

Su figura comenzó a crecer y se refrendó debido a sus colaboraciones con el cantaor Camarón de la Isla en 10 apasionados discos (fue tal la intensidad de su relación que, al morir Camarón, se retiró casi un año de la música). Vino después el famoso sexteto, que incluía al guitarrista Ramón de Algeciras, el cante de su hermano Pepe, el saxo y la flauta
de Jorge Pardo, las percusiones de Rubén Dantas y el bajo de Carles Benavent.

Entre sus colaboraciones con músicos de otros géneros destaca el trío con los jazzistas Al Di Meola y John McLaughlin, así como sus encuentros con Carlos Santana y Chick Corea. Todavía grabó un disco, Canción andaluza, dedicado a las coplas, que estaba programado para ser lanzado en abril, pero seguramente se adelantará.

Al sintetizar los aportes del guitarrista al flamenco, una música que, decía De Lucía, "nunca fue a la escuela, que viene de la emoción", el cantaor José Mercé afirmó: "Hay dos revolucionarios del mundo del flamenco que fueron Camarón de la Isla y Paco de Lucía. Fueron los que nos pusieron en caché, en calidad y en categoría".

Reacciones

Los reyes de España, Juan Carlos y Sofía, y los Príncipes de Asturias, Felipe y Letizia, enviaron sus condolencias por el fallecimiento del guitarrista Paco de Lucía, de acuerdo a fuentes de la Casa Real. Mientras que el mundo del flamenco, de la política y la cultura lloran la muerte del artista natural de Algeciras (Cádiz).

Tras conocerse la muerte del músico andaluz, las muestras de condolencia no se han hecho esperar, y, junto a los reyes y los príncipes de Asturias, ya han sido numerosas las instituciones, los responsables políticos y los artistas que han mostrado su pesar. Además, en Algeciras se decretaron tres días de luto.

El alcalde de Algeciras, José Ignacio Landaluce, hizo llegar el "hondo pesar" de los algecireños por la muerte de De Lucía, hijo predilecto de la ciudad. Expresó que la ciudad "está impactada por tan terrible noticia, por lo que en estos momentos, de tanto dolor, queremos estar al lado de sus familiares y amigos, mostrando el apoyo de una ciudad que llora al más internacional de sus hijos, y a la más grande figura que haya tenido el mundo de la guitarra".

"La muerte de Paco de Lucía convierte al genio en leyenda. Su legado perdurará por siempre, al igual que el cariño que siempre mostró hacia su tierra. Aunque él se haya ido, su música, su manera genial de interpretar, su carácter, siempre estará entre nosotros", indicó.

El mundo del flamenco también expresó su dolor. José Mercé consideró que "se ha ido un monstruo de la guitarra" que no tendrá otra figura similar "en los próximos 200 años". Paco Cepero, también guitarrista de flamenco, indicó que "aparte del amigo, se va uno de los personajes más importantes que ha dado este siglo".

"Llenó este mundo de belleza"

La familia de Paco de Lucía envió un comunicado a los medios de comunicación de España en el que manifestó el "dolor" que padece tras el fallecimiento del famoso guitarrista. "El dolor ya tiene fecha para nuestra familia. Anoche se nos fue el padre, el hermano, el tío, el amigo y se nos fue el genio Paco de Lucía", expresaron los miembros más allegados del entorno familiar del músico.

"No hay consuelo para los que le queremos y le conocemos pero sabemos que para los que le quieren sin conocerle tampoco. Por eso, queremos compartir con todos ustedes un abrazo y una lágrima pero también nuestra convicción de que Paco vivió como quiso y murió jugando con sus hijos al lado del mar", señaló el comunicado.

Las palabras de la familia del guitarrista finaliza con una emotiva frase: "La vida nos lo prestó unos maravillosos años en los que llenó este mundo de belleza y ahora se lo lleva. Gracias por tanto... y buen viaje amado nuestro".