Concierto entre el hielo para proteger el Ártico

El compositor italiano Ludovico Einaudi compuso una pieza original para pedir que se proteja la zona y así actuar sobre los estragos del cambio climático.

Ludovico Einaudi —quizá el compositor italiano más reconocido de la escena musical contemporánea— viajó al Ártico para ofrecer un concierto peculiar. En medio de un viento gélido e inmensos bloques de hielo, el músico se sentó frente a su piano de cola e interpretó Elegy for the Arctic (Elegía por el Ártico), una obra que compuso especialmente para pedir a los organismos internacionales la protección de aquella región.

Célebre por el carácter nostálgico y el estilo minimalista de sus creaciones, ha llevado su música a casi todo el planeta. Películas como Intouchables (2011) o Samba (2014) le han abierto las puertas de la industria cinematográfica. Notablemente conmovido, su rostro contrastaba con la palidez del entorno. Las notas sutiles, delicadas de su piano adquirían una sonoridad indecible cuando se mezclaron con los crujidos del hielo. 

El compositor arribó en un barco de Greenpeace, el Artic Sunrise. Con la presentación de Einaudi, la organización busca llamar la atención de la Comisión OSPAR (Convención para la Protección del Medio Ambiente Marino del Atlántico del Nordeste), que en esta semana se reúne en Tenerife, España para decidir sobre la creación de un área protegida en las aguas internacionales del Ártico, un territorio que equivale a la extensión del Reino Unido.


Más de ocho millones de personas en todo el mundo han manifestado su deseo de proteger la región. Por su parte, Greenpeace propone que la zona sea declarada Santuario Ártico. "La decisión se debe tomar tras el reconocimiento del comité científico de OSPAR de que hay suficientes evidencias del alto valor ecológico de esta región y de que existe un grave proceso de deshielo debido al cambio climático con la consiguiente afección a los recursos naturales" dice la ONG en un comunicado. 

Einaudi dijo que tocar en el Ártico “ha sido una gran experiencia. He podido ver la pureza y fragilidad. Es importante que entendamos la importancia del Ártico, parar su proceso de destrucción y protegerlo”.

Al final del video se lee: "Esta semana se decide el futuro del Ártico. Ocho millones de personas han pedido su protección, pero hay países que no quieren verlo protegido. Por favor, salvemos el ártico".