Logran, sin quererlo, que ratones discapacitados vuelvan a caminar

En un estudio sobre rechazo de tejidos, científicos de la Universidad de Utah implantaron células madre de humano en roedores con esclerosis múltiple.
Los pequeños mamíferos no podían sostenerse lo suficiente para comer o tomar agua.
Los pequeños mamíferos no podían sostenerse lo suficiente para comer o tomar agua. (Especial)

Washington

Unos ratones de laboratorio con grave discapacidad física volvieron a caminar dos semanas después de recibir células madre neurales humanas, lo que representó un resultado inesperado de un experimento de la Universidad de Utah, publicado ayer en la revista Stem Cell Reports.

Los ratones tenían una enfermedad similar a la esclerosis múltiple, y estaban tan afectados por el padecimiento que los científicos tenían que alimentarlos manualmente, ya que los animales no podían sostenerse lo suficiente para comer o tomar agua.

Resultado inesperado

En la investigación, cuyo objetivo principal era estudiar el rechazo de tejidos que puede ocurrir en diversas situaciones, como cuando se hace un trasplante de órganos, los investigadores implantaron las células madre neurales humanas en los roedores enfermos.

El resultado fue inesperado y sorprendente.

“Mi colega de posdoctorado Lu Chen vino y me dijo: ‘Los ratones corren’… Yo no le creí”, relató Tom Lane, profesor de patología de la  Universidad de Utah, al explicar que el experimento no tenía la intención de curar a los roedores.

En un periodo notablemente corto (entre 10 y 14 días) después del implante de las células humanas, los pequeños mamíferos habían recuperado su capacidad motriz y seis meses más tarde no daban señales de quedarse quietos, indicó el artículo científico.

“Este resultado abre toda una nueva área para realizar investigación que determine por qué funcionó” el experimento de la Universidad de Utah, comentó Jeanne Loring, una de las autoras del trabajo y directora del Centro de Medicina Regenerativa en el Instituto Scripps de Investigación en La Jolla, California.

“Ahora pasa a ser importante la forma en la que obtuvimos las células madre neurales”, añadió, pues las células madre tienen la capacidad de desarrollarse como especializadas para todo tipo de tejidos.

Antes del trasplante, un estudiante graduado en el laboratorio de Loring y coautor Ronald Coleman siguió su intuición y cultivó las células de manera que estuviesen menos apretadas que lo habitual en la probeta.

El cambio en el procedimiento resultó en un tipo extremadamente potente de célula madre humana capaz de desarrollarse como neurona.

En cierto modo, la expectativa original de Lane y Loring de que el organismo de los ratones rechazaría el tejido humano se cumplió: no había pasado ni una semana del tratamiento cuando no quedaban señales de las células humanas trasplantadas en los ratones.

Lo que ocurrió, según la hipótesis actual de los investigadores, fue que las células madre humanas, antes de ser eliminadas, enviaron señales químicas que dieron instrucciones a las células propias de los ratones para que repararan el daño causado por la esclerosis múltiple.

El padecimiento

En el mundo hay más de 2.3 millones de personas que padecen esclerosis múltiple (EM), una enfermedad por la cual el sistema de inmunidad ataca la mielina, la capa de aislamiento que cubre y protege a las fibras de las células nerviosas.

La  EM afecta más a las mujeres que a los hombres y el diagnóstico ocurre con mayor frecuencia entre los 20 y 40 años de edad, aunque puede observarse la enfermedad en cualquier etapa de la vida.

El daño que resulta de ese ataque inhibe la transmisión de los impulsos nerviosos y causa una gran variedad de síntomas que incluyen la dificultad para caminar, deterioro de la visión, fatiga y dolores.

Hasta la fecha, los científicos de todo el mundo no han podido determinar las causas exactas de este proceso degenerativo y las hipótesis más aceptadas incluyen la acción de un virus, un defecto genético o la combinación de ambos factores.

Tampoco se conoce una cura para la esclerosis múltiple y los tratamientos apuntan a retardar su progreso, aliviar los síntomas y mantener una calidad de vida tan normal como sea posible.

Los medicamentos más modernos que han sido aprobados por la Dirección de Alimentos y Fármacos de Estados Unidos solo procuran disminuir los ataques del sistema inmunitario para mejorar la calidad de vida de los pacientes, por lo que en años recientes los científicos han volcado sus esfuerzos a la búsqueda de métodos para detener o revertir la enfermedad.

• • •

Revocan patente para elegir sexo de bebés

La Oficina Europea de Patentes (EPA, por su sigla en inglés), con sede en Múnich, revocó ayer la licencia concedida a una empresa británica que había desarrollado un proceso de selección de espermatozoides según el sexo, al considerar que viola los principios éticos de la biotecnología.

Según explicó el portavoz de la EPA, Rainer Osterwalder, la licencia va “en contra de las directrices de las patentes, según las cuales no se pueden patentar gametos humanos”.

La empresa británica Ovasort, que todavía puede apelar la decisión, desarrolló un proceso que clasificaba los espermatozoides en función del sexo.

La empresa Testbiotech, que fue la que denunció la licencia, alegó que el proceso contradecía los límites éticos de la ley de patentes.

“Los humanos no son ni deben ser nunca vistos como productos, pero ha habido repetidos intentos de usar patentes con la intención de someter el cuerpo humano a la explotación comercial”, aseguró en un comunicado Christoph Then, director ejecutivo de Testbiotech.

La Oficina de Patentes aclaró que sí permite en ciertos casos los procedimientos de selección del sexo en los seres humanos, como ocurre cuando se trata de evitar enfermedades hereditarias.

EFE/Berlín

• • •