Llenan de poesía el DF

Con las paredes como hojas y la brocha como pluma, ‘Acción Poética’ se dedica a plasmar versos en bardas del Distrito Federal, con el objetivo de transmitir esperanza e inculcar la lectura.

Ciudad de México

Pintura blanca inunda bardas sucias y abandonadas para transformarlas en hojas limpias destinadas a que se plasmen sobre ellas versos que pretenden dar esperanza, relajar, llevar a la reflexión, crear un gusto por la lectura; ese es el trabajo que realiza ‘Acción Poética’, con el fin de llenar la Ciudad de México de poesía.  

Alberto Medrano y David Sandoval integran el proyecto cultural ‘Acción Poética’; con las paredes como hojas y la brocha como pluma, se dedican a plasmar poesía en todo el Distrito Federal, porque “está ciudad merece bañarse en letras para tratar de combatir todo lo negativo que abruma a la gente en las calles”.

Con orgullo, David explica que el proyecto es de origen mexicano; surgió en 1996 en Monterrey, su creador es Armando Alanís. “Estuve en esa ciudad y me gusto el concepto, le comenté  al fundador que me gustaría traer la ideal al DF y le pareció bien. En 2010, nos convertimos en la primera filial de Acción Poética en el mundo; ahora ya hay en varios idiomas, en todos los estados de México y en otros países”, detalla.

David estaba consciente de que necesitaría ayuda, por ello buscó a su amigo Alberto, quien tenía experiencia en pintar en la vía pública, ya que se dedicaba al grafiti, además escribía y componía música, como lo hace todavía; “le comente la idea, le gustó y comenzamos a pintar las primeras bardas”, comenta.

El proyecto es de origen mexicano; surgió en 1996 en Monterrey.


Alberto cuenta que con cada verso busca transmitirle a la gente, que se quede con algo diferente, “voy caminando por la calle y hay más cosas negativas que positivas, creo a la gente le sirve ver un poema o un verso corto sobre las calles y no sólo ver coches y esmog; espero transmitirles un poco de relajación y reflexión”.

Si bien, el objetivo es llenar todas las delegaciones de la ciudad con sus letras, Alberto cree que las zonas de escasos recursos es dónde los versos hacen más falta. “La gente que tiene menos recursos cree que la cultura es ajena a ellos, no tienen tiempo ni dinero para ir a un museo o para comprar libros, no saben que escribir los puede ayudar; a lo mejor ven una barda y les gusta el pensamiento y comienzan a leer poesía”.

“Acción Poética se trata de inculcarle a la gente que lea, que descubra que hay algo más en las letras, que en ellas pueden encontrar cosas que no hallan en la calle o en una revista de espectáculos”, añade David.

Las temáticas van de la mano con el contexto…

Todas las frases que utilizan son de su creación, con la finalidad de ser originales; aunque no es una regla, tratan de que las temáticas se acoplen al contexto del lugar en donde se encuentre la barda elegida, que por lo regular se encuentra en un lugar visible para que el mayor número de personas posible la aprecie.

Alberto destaca que se acoplan a la situación y al lugar donde pintaran: “por ejemplo, hicimos una a un lado del Congreso que decía ‘Me amparo en tus brazos’ por cuestión de las leyes y eso; en el mercado de Jamaica hicimos una que decía ‘Juntos florecemos mejor’; y a un lado del Aeropuerto sobre el Circuito Interior ‘Tu espera me ha hecho volar’.”

Las autoridades no los apoyan, la gente sí…

Pintar en la vía pública está estigmatizado y no es nada fácil ya que la gente, y sobre todo la policía, lo relacionan al grafiti o simplemente lo ven mal; si te ve una patrulla pintando inmediatamente abordan a preguntar  qué está pasando, no nos dejan pintar, no necesariamente nos arrestan pero no nos dejan”, destaca David.

Cuando las bardas están abandonadas simplemente las usan, pero si pertenecen a una casa optan por pedir permiso y, sorpresivamente, cuando a los dueños se les explica el proyecto acceden a que se pinte.

“Les explicamos el proyecto, les mostramos fotos de lo que hemos hecho y nuestras credenciales de estudiantes, la mayoría después de la explicación se porta accesible, hay quien desde un principio nos dice que no y se aferra y ya, pero la mayoría acepta que usemos su barda”, explica Alberto.

El apoyo de la gente se ha incrementado considerablemente, gracias en parte a la difusión que se ha hecho de ‘Acción Poética’ en las redes sociales, incluso, han sido los ciudadanos quienes han defendido a los jóvenes cuando la policía quiere arrestarlos o impedirles plasmar sus versos.

Alberto recuerda la ocasión en que se encontraban pintando en una fábrica abandonada sobre el Eje Central, llegó una patrulla y los policías querían llevárselos, algunos vecinos del lugar los apoyaron y pidieron a los policías que los dejaran en paz; al final los dejaron ir.

De veinte mensajes de apoyo que recibimos en nuestra cuenta de Facebook recibimos uno de descalificación. El apoyo no sólo viene de los jóvenes, también los adultos mayores que, si bien, en un principio no entienden el proyecto, cuando se les explica se interesan y al final entienden la idea y termina por agradarles.

El DF se convirtió, en 2010, en el primer filial del proyecto, han pintado más de 80 versos.


A diferencia de la gente, las instituciones no apoyen este tipo de proyectos. Los jóvenes se acercaron a Secretaría de Cultura pero no tuvieron ayuda alguna; “no pedimos dinero, la pintura y los rodillos nosotros los costeamos; solicitamos espacios de lotes baldíos, o un permiso para que los policías no nos molestaran, les planteamos una recuperación de espacios, pintar el lugar y poner una frase de ‘Acción Poética’, pero nos dijeron que no”, cuenta Alberto.

Acción Poética es una manera de vivir ligado a las letras y se mantiene ajena a temas políticos o religiosos; “se nos han acercado en las elecciones aspirantes a diputados, jefes delegacionales que prometían apoyo a cambio de plasmar el logo de su partido, pero no aceptamos”, puntualiza David.

Hasta el momento han pintado en el DF más de 80 versos, “me da alegría que sigan que no los hayan quitado, luego los borran para poner anuncios, queremos plasmar en toda la ciudad el proyecto de Acción Poética, que las palabras hablen por sí solas, que la gente se sienta identificada con ellas, nuestros versos son algo universal,  le pertenecen a todos”, comenta Alberto.