La Ceiba, ejemplo de arte en la colectividad

Per Anderson nació en Suecia en 1946 y desde la década de los setenta, decidió vivir en el puerto de Veracruz y establecer su primer taller de grabado, un concepto incluyente y autosustentable.
Per Anderson: impulso al surgimiento de un hombre distinto y creativo.
Per Anderson: impulso al surgimiento de un hombre distinto y creativo. (Lilia Ovalle)

Torreón, Coahuila

La gráfica, pensada como un ejercicio antiguo, que junto con la formación de una obra establece madurez y carácter para avanzar sin prisa en medio del bullicio de la vida moderna, encontró sus raíces en Veracruz cuando Per Anderson en 1970, decidió vivir en el puerto y establecer su primer taller de grabado.

Desde entonces y en específico desde hace 11 años, cuando conformó la asociación civil La Ceiba, concepto incluyente y autosustentable, ha desarrollado la tecnología y los materiales necesarios para los procesos de producción, antes sujetos a costos millonarios a través de la importación de imprentas, tintas, piedras e incluso papel, provenientes de Alemania, España, Francia, Italia o Estados Unidos.

"Podemos estar enajenados, metidos en la Internet de tal manera que buscas un pedal nuevo para la bici, lo ves en Corea y te lo trae DHL".

"El mundo se ha vuelto loco y desperdicia todos sus recursos inmediatos, entonces para nosotros sí es necesario vincularnos de nuevo con nuestro entorno, con sus recursos naturales y con sus recursos humanos".

Nacido en Suecia en 1946, Per Anderson arribó a México a temprana edad y fue en la década de los setenta cuando decidió establecerse en el país para desarrollar un discurso litográfico.

"Nosotros hemos hecho como 40 talleres en diferentes puntos de la República. Hay de litografía con prensas y todo lo que necesitan, desde Mérida, Oaxaca, Chiapas, Ciudad de México y hacia el norte, entonces lo interesante es que en este proceso hemos involucrado a gente de talleres que están alrededor de La Ceiba", dijo Per Anderson.

Así desde los mecánicos, carpinteros, torneros, fundidores y soldadores, se involucran en los proyectos de producción litográfica aportando su ingenio y solucionando situaciones con gran capacidad creativa, que de acuerdo al artista, es propia de la cultura mexicana.