Lista, la Capilla Sixtina "mexicana"

Nuestro interés es que la gente que no pueda viajar hasta el Vaticano, admire aquí en toda su dimensión la obra de arte más grande del mundo, dice Antonio Berumen.

México

Lo único que falta por colocar en la réplica de la Capilla Sixtina que se erige frente al Monumento de la Revolución, en la explanada de la Plaza de la República, es la emblemática chimenea por donde sale el humo blanco a través del cual el Colegio Cardenalicio informa a los católicos del mundo que se ha elegido a un nuevo papa.

La Capilla Sixtina, que será inaugurada el próximo martes, es exactamente igual a la que mandó construir el papa Sixto IV, Francesco de la Rovere, en el verano de 1481, y donde el artista florentino Miguel Ángel Buonarroti pintó su máxima obra.

En un recorrido exclusivo para MILENIO, Antonio Berumen, promotor y director general de la Capilla Sixtina en México, dice que este proyecto es único en el mundo debido a que, por primera vez, el Vaticano autorizó el realizar la reproducción del recinto que data del siglo XV.

“Nuestros interés es que la gente que no pueda viajar hasta el Vaticano tenga la oportunidad de vivir esa experiencia y pueda admirar en toda su dimensión la obra de arte más grande del mundo”, subraya Berumen.

Trabajo e ingenio

Para poder replicar en México cada uno de los detalles de la Capilla Sixtina se requirió del ingenio, la labor y la capacidad de un grupo interdisciplinario integrado por arquitectos, ingenieros, fotógrafos, escultores y escenógrafos mexicanos, quienes permanecieron por más de 170 noches en el Vaticano con la finalidad de analizar y reproducir cada rincón de ese monumento arquitectónico.

Durante esas jornadas de trabajo nocturno, que en total fueron alrededor de dos mil horas (se laboraba de las 20:00 a las 8:00 del otro día), se exploró cada rincón de la Capilla Sixtina: “Se realizaron fotografías en pequeños cuadros de tres centímetros cada una, se tomaron más de 2 millones 700 mil fotografías, con las que se conformó un valioso archivo digital, y se elaboró un gran rompecabezas para tener un negativo plano que se pudiera imprimir. De esa manera no se percibe la curvatura de la bóveda”, refiere Berumen.

Para obtener una copia exacta de ese inmueble histórico que representa la fe de millones de católicos, en la Ciudad de México se han utilizado cinco toneladas de estructuras tubulares, 21 mil 100 tornillos para el armado de las estructuras y los soportes, mil 500 metros cuadrados de muros exteriores, mil 300 tejas para techo, y tres toneladas de metal para herrerías de soportes.

Para la decoración interior de la Capilla Sixtina se destinaron 400 bastidores para muros, mil 300 metros de varilla en fibra de vidrio, una tonelada de resina, mil 300 litros de pintura para acabados y 500 metros cuadrados de piso de cristal, el cual reproduce, tal cual, el que se encuentra en la Capilla Sixtina.

Alrededor de tres mil metros cuadrados de impresiones en tela se requirieron para reproducir la magna obra de Miguel Ángel: El Génesis, el principio de la humanidad y la alerta de las conciencias para el Juicio Final, así como las creaciones de grandes artistas como Perugino, Boticelli, Ghirlandaio, Signorelli y Roselli, que plasmaron la historia de la redención.

Esta réplica desmontable recorrerá en tres años las principales ciudades del país y se espera que sea apreciada por unos 52 millones de personas.

Boletos

Los boletos para conocer la réplica de la Capilla Sixtina serán totalmente gratuitos, y las personas interesadas podrán solicitarlos a través de la página web superpase.com. Tendrán que llegar con su solicitud impresa y una credencial oficial con foto. No obstante, también en la Plaza de la República habrá cuatro taquillas para quienes no tengan internet.

Al público se le pide llegar al menos 45 minutos antes de su reservación para poder ingresar a la Capilla Sixtina. El recorrido será de 15 minutos para dar oportunidad a todas las personas de vivir esta experiencia. Aunque el acceso será gratuito, debido a la aportaciones económica de 45 millones de pesos por parte de los patrocinadores, Maseca y Banorte, Antonio Berumen solicita a los asistentes que a su ingreso realicen una donación, en la medida de sus posibilidades, a favor de niños con cáncer, fondo que será administrada por la Orden de Malta.