Líderes en oncología proponen fondo global contra el cáncer

Científicos, asociaciones civiles e industria farmacéutica consideraron urgente consolidar ese proyecto para ayudar a países donde falta acceso a tratamientos.
Gilberto de Lima Lopes, investigador de la Universidad Johns Hopkins en Baltimore, Estados Unidos.
Gilberto de Lima Lopes, investigador de la Universidad Johns Hopkins en Baltimore, Estados Unidos. (Blanca Valadez)

Chicago

Líderes en investigación científica, asociaciones civiles y la industria farmacéutica consideraron urgente crear un Fondo Mundial de Lucha contra el Cáncer que opere con una inversión inicial de 20 mil millones de dólares, para ayudar a países pobres donde falta acceso a tratamientos.

Este año las paredes del centro de convenciones donde se celebra la reunión anual de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO, por su sigla en inglés), se rodearon de diversos tipos de carteles alusivos a consolidar ese proyecto global que puede involucrar a varias naciones, organismos sanitarios, universidades e instituciones científicas.

“La idea de crear el fondo surgió hace varios años, pero nunca se consolidó porque no había el interés suficiente para ese proyecto. No se consideraba al cáncer como un problema importante de salud pública en naciones de medianos y bajos recursos, donde pensaban que solo afectaba a países ricos”, explicó el investigador Gilberto de Lima Lopes, de la Universidad Johns Hopkins, en Baltimore, Estados Unidos.

Cambio de percepción

Después de la Reunión de Alto Nivel de Naciones Unidas, recordó De Lima, se evidenció que el problema de dicha enfermedad está creciendo de manera acelerada en naciones de menores recursos, en las que la mayor parte de la población no tiene acceso a diagnóstico y tratamientos, pese al desarrollo de la ciencia.

El experto afirmó que se requieren acciones conjuntas y ahora hay un fuerte consenso de gran parte de la comunidad oncológica mundial sobre la importancia de cambiar la situación sumando liderazgo y modelos de colaboración entre sector público y privado para resolver uno de los mayores retos a escala internacional.

Por ello, dijo, se propone un programa que puede operar de manera similar a los que existen contra VIH/sida, Tuberculosis o Malaria, en el que participen de manera activa la Organización Mundial de la Salud, más de un centenar de países, fundaciones y gente política y económicamente poderosa.

“La idea es que los países pobres que ahora tienen un sistema sanitario débil construyan los cimientos de programas de control del cáncer”, agregó De Lima en entrevista con MILENIO.

Tentativamente, refirió, los primeros países beneficiados serían Brasil, Argentina, Malasia y otras naciones de África y del sur de Asia.

El experto aclaró que no se contempla a México para el inicio de este proyecto debido a que cuenta con un sólido sistema de atención en este tipo de enfermedades no transmisibles.

“Tenemos 12 millones de casos de cáncer al año; de esos, 6 a 7 millones son en países en desarrollo y por lo menos hasta 2 millones no tienen acceso a ningún tipo de ayuda”, comentó.

David Kerr, investigador oncólogo, precisó que 60% de los nuevos tipos de cáncer se presentan en África, Asia, América Central y Sudamérica, además de que 70% muere por falta de tratamiento y más de 50% no accede ni a los fármacos convencionales.

La iniciativa

La iniciativa global, presentada formalmente en la reunión ASCO 2015, parte de la base de que el cáncer provoca más de 7.5 millones de decesos anuales, es decir, más de los que causan de manera conjunta sida, tuberculosis y malaria, y en una década puede elevarse a 20 millones de personas jóvenes.

Además, los promotores del proyecto, entre los que se encuentran The Conquer Cancer Foundation, dejaron claro que de acuerdo con reportes del Foro Mundial de Economía, en Davos, cada año el cáncer absorbe aproximadamente 2 mil millones de dólares de la los recursos globales en términos de pérdida de producción y costos de tratamientos, que equivalen aproximativamente al 1.5% del PIB mundial.

Por eso destacan la urgencia de trabajar en equipo para remover las barreras que impiden el incremento de acceso a terapias efectivas contra el cáncer, aumentar la colaboración de industria farmacéutica con la iniciativa pública y privada, así como apoyar la investigación de nuevos tratamientos.

En la apertura de la primera sesión de ASCO, la mayoría de las investigaciones se centraron en nuevos patrones de desarrollo terapéutico basados en el desciframiento genético de tumores y mutaciones detectadas que propician casos como los de cáncer de pulmón en alguien que jamás haya fumado.

En la reunión ASCO 2015, con el lema “Iluminación e innovacion: transformando la información en aprendizaje”, se presentaran hoy y mañana diversos avances sobre estudios clínicos genéticos que ayudan a desarrollar medicina personalizada contra el cáncer.