Libros que abordan problemas adolescentes

La intención de la colección Ríos de tinta para adolescentes es que los libros estén hechos con un lenguaje más cercano al que ellos utilizan
Se trata de historias, ilustradas a modo de historieta, que apuestan por convertirse en una guía de apoyo para que los adolescentes puedan resolver problemas de su vida cotidiana, desde cómo ejercer su sexualidad, detectar y frenar el bullying, hasta conocer su cuerpo y detectar los trastornos de la alimentación.
Se trata de historias, ilustradas a modo de historieta, que apuestan por convertirse en una guía de apoyo para que los adolescentes puedan resolver problemas de su vida cotidiana, desde cómo ejercer su sexualidad, detectar y frenar el bullying, hasta conocer su cuerpo y detectar los trastornos de la alimentación.

México

Uno de los temas más fuertes en las escuelas se vincula con los problemas de los adolescentes: cuando los editores del sello Ríos de tinta, enfocada sobre todo al libro educativo, se acercaban a los centros escolares, notaron la necesidad de información general acerca de problemas que afronta ese sector de la sociedad, con lo que surgió la colección Ríos de tinta para adolescentes

“Así, la idea no sólo fue tener libros de texto, sino apoyar el tratamiento por parte de los maestros de estos temas, lo que nos llevó a plantear una colección que abordará la problemática principal de los adolescentes, sobre todo los que están en secundaria: violencia, sexualidad, embarazo adolescente… todo lo relacionado con el cuerpo, donde entraron los problemas de trastornos alimenticios y, obviamente, adicciones o abusos”, explica Georgina Adame, directora Editorial de Ríos de tinta, un sello que forma parte del grupo MILENIO.

Se trata de historias, ilustradas a modo de historieta, que apuestan por convertirse en una guía de apoyo para que los adolescentes puedan resolver problemas de su vida cotidiana, desde cómo ejercer su sexualidad, detectar y frenar el bullying, hasta conocer su cuerpo y detectar los trastornos de la alimentación.

“Los temas surgieron con el fin de apoyar el trabajo de los profesores en la escuela: la deserción por embarazo o por drogas, o el problema emocional de muchos niños y niñas son asuntos que nos encontramos cotidianamente quienes nos dedicamos a hacer libros educativos, cuando vamos a las escuelas y platicamos con los maestros o con los alumnos”, explica la editora, quien reconoció que si bien existen títulos al respecto, la mayoría tienen características muy especiales:
“Son títulos dirigidos a los más pequeños, con una mirada muy general y mayor ilustración; otros están dirigidos a tutores, maestros, especialistas y asesores, pero no a los chavos directamente, con más texto que ilustración.”

La intención de la colección Ríos de tinta para adolescentes es que los libros estén hechos con un lenguaje más cercano al que ellos utilizan, no se puede poner tampoco uno real, “el de a pie de los chavos, porque si lo van a comprar los papás es necesario cuidar más las palabras”, destacó Georgina Adame.

“Decidimos hacer libros para ese sector, que si bien no los compran ellos, porque los adquieren los papás, no estaban siendo atendidos de manera directa, por lo que están escritos para ellos y si bien la colección se creó para el ámbito escolar, conforme salieron y se mostraron a diferentes perfiles, resultó que no nada era un texto didáctico-escolar, son problemáticas generales.”

Presentada en la Biblioteca General de la H. Congreso de la Unión, la colección está integrada por títulos como Así soy, de Margarita de la Cruz y Virginia Archundia, el cual aborda el tema de la sexualidad; ¡Ya no quiero ir!, de Ana Francisca Juárez, en el se aborda el tema del bullying; ¡¡¡Ups!!!, de Mercedes Ballesté, cuyo propósito es hablar del embarazo adolescente y las alternativas para trazar un plan de vida; ¡¿Tecno-zombis?!, de Fernando Santillanes, en el que plantea “abrazar la tecnología” y no dejar que esta tome el control de tu vida.

A ellos se suma ¡¿Y si no quiero?!, de Irma Hernández, donde se habla libremente de las adicciones como el alcohol y las drogas; ¿Estás como te ves?, de Adriana Guerra, en el cual se reflexionan los problemas de la conducta alimentaria; En manos de quien amo, de Tania Robledo, que trata el tema de la violencia en el noviazgo, y una compilación de los siete tomos que lleva por nombre ¡Respétate, infórmate!.

Sus autores, todos, enfatizó Georgina Adame, están relacionados con la problemática y trabajan en campo con jóvenes que la viven, incluso se hicieron talleres especiales para obtener los testimonios que aparecen en cada uno de los volúmenes.