Jóvenes laguneros presentan el libro "Levantar el Poniente"

El nacimiento de Torreón en el sector poniente que vivió riqueza, después la caída así como escenarios de cruda violencia que obligó a muchos a irse y otros a quedarse al no tener a donde ir.
Migdy García, Carmen Espino, Érika Soto y Walter Salazar presentaron el libro.
Migdy García, Carmen Espino, Érika Soto y Walter Salazar presentaron el libro. (Miguel Ángel González Jiménez)

Torreón, Coahuila

Este viernes se presentó en la biblioteca pública, José García de Letona, el libro "Levantar el Poniente", de los jóvenes autores laguneros Migdy García, Carmen Espino, Érika Soto y Walter Salazar.

Bajo el sub título de "El impacto de la violencia en la conformación identitaria de los jóvenes del poniente de Torreón", el libro compila artículos de los cuatro investigadores, impulsados por el Grupo Interdisciplinario y con financiamiento del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes. 

Se dice que origen es destino. La ciudad de Torreón nació en este sector, que fue centro bullicioso de una época de bonanza que ya se fue. Al crecer la urbe, esta región quedó en un poniente que no era tal.

El hecho de que el gobierno se pare el cuello constantemente con acciones diversas, no es necesariamente la solución, pues no permean en la realidad de las personas.

A la par del crecimiento, vino el declive de aquella parte de la ciudad, entrañable, con recovecos y que acoge a familias durante generaciones completas, muchas desde los comienzos de la región. 

La debacle vino hace algunos años, cuando el sector estuvo copado por el crimen organizado, tomando como refugio y campo de batalla esta zona.

"Todos hemos estado sensibles a las problemáticas sociales. Algo que nos motivó a hacer esta investigación, tiene que ver con estos hechos que no puedes dejar de lado. La pregunta central, que no se ha respondido, es que deja esta violencia en los jóvenes y en los niños", destacó Érika Soto. 

Así mismo, la violencia en esta parte de la ciudad no es algo nuevo, pues existe en el poniente desde el mismo origen de la construcción de los barrios. 

Carmen Espino manifestó que hay problemáticas muy serias en el sector. "Indagué en la Plan de Ayala, hay casas marcadas con una X por Protección Civil y que están habitadas". 

La gente no tiene a donde irse, pues a veces no hay ni para comer o viven tres o cuatro familias en una sola casa. 

En contraparte, se pudo ver un éxoco que irónicamente fomentó el desarrollo habitacional hacia el oriente, con un boom de construcciones de pésima calidad. 

"Las personas en el peor punto de la violencia, se fueron. Pero dejaron su casa de alguna forma protegida, con toda la intención de regresar a vivir en ellas. El poniente abarca personas que viven ahí desde hace muchas generaciones. Se identifican con el lugar y van a vivir ahí pese a todo". 

El libro indicó Walter Salazar, tuvo un tiraje de 500 ejemplares con el presupuesto otorgado del FONCA. No estará a la venta. En la presentación se regaló a los asistentes. Se distribuirán otros en bibliotecas y Universidades. 

Sin embargo, se contará en lo sucesivo con un blog en el que se podrá contar con la versión electrónica. 

"Creo que después de todo este periodo, los jóvenes están buscando retomar los espacios, el barrio y los lazos solidarios, volver a la calle y dejar de lado en lo posible estos hechos, y reconstruir", destacó Érika. 

El hecho de que el gobierno se pare el cuello constantemente con acciones diversas, no es necesariamente la solución, pues no permean en la realidad de las personas. 

"Las personas en el peor punto de la violencia, se fueron. Pero dejaron su casa de alguna forma protegida, con toda la intención de regresar a vivir en ellas".

"Por ejemplo el teleférico, que no va a hacer más que mostrar la segregación en la que viven las personas del poniente", destacó Migdy. 

Ha sido la misma gente del poniente la que ha resistido y es lo que ellos buscan mostrar en este estudio. Sólo este sector, se ha construido, ha resistido y se va levantando, creando nuevas formas para persistir pese a todo. 

Importante mencionar que detectaron discriminación hacia la gente del sector, pues hay poco trabajo pero cuando la gente del poniente va a pedirlo, al dar a conocer donde viven, son rechazados. 

Esto en determinado punto, podría abrir la puerta a que estas personas busquen la oportunidad laboral en el crimen organizado.