Programas de lectura mejoran el mercado de los libros

Es la percepción de Ena Galindez, propietaria de la Librería Aurora, especializada en niños. El público que más consume son los alumnos entre primero y cuarto grado.
Ena Galindez, propietaria de la Librería Aurora.
Ena Galindez, propietaria de la Librería Aurora. (Manuel Guadarrama)

Torreón, Coahuila

Para Ena Galindez, propietaria de la Librería Aurora (especializada en libros para niños), el panorama de la venta de libros resulta esperanzadador, pues asevera que cada vez son más frecuentes los programas de promoción a la lectura.

"Aquí seguimos todavía y el panorama es prometedor y favorable. Se está dando mucho enfásis a la lectura, han sido implementados muchos programas de esa naturaleza y sabemos que los resultados no se van a ver reflejados en tan poco tiempo", expresa.

También ha optado por realizar labores de papelería y miscelánea. Esto con el afán de tener un soporte económico más sólido.

Afirma que mantenerse durante nueve años ha sido complicado, principalmente por gastos como la renta de espacio. Sin embargo, han implementado estrategias de promoción de los libros en planteles educativos privados, lo cual ha representado un ingreso fundamental.

"Aún nos falta entrar a muchos colegios y entrar a escuela, cuyo objetivo tenemos en el actual ciclo escolar", dice.

Comparte que la librería surgió como una manera de continuar con la labor que ejerció durante 17 años como bibliotecaria en el municipio y escuelas particulares.

"Aprendimos a menjar libros y niños... el público que más consume son los alumnos entre primero y cuarto grado, pues todavía se alborotan mucho por los cuentos y novelas", expone.

Indica que la actividad de promoción se ha centrado en colegios particulares por ser el lugar donde el poder adquisitivo de las familias es más alto, sin embargo perseguirán también las instituciones públicas porque el costo de los materiales va de los diez a los 350 pesos.

Resalta que una labor que le ha quedado claro desde que abrió el negocio, ha sido que deben salir a promocionar los libros. Esto debido a que es poco problable que un padre por sí mismo lleve a su hijo a comprar un material.

Durante sus nuevos años, la Librería Aurora ha cambiado de ubicación en un par de ocasiones. En un principio se ubicaba sobre el Paseo de la Rosita, sin embargo luego cambió su domicilio a la avenida Juárez, a la altura de la calle Degollado.

Actualmente está situada en el mismo sector y ha optado por realizar labores de papelería y miscelánea. Esto con el afán de tener un soporte económico más sólido.